El escolta reserva brasileño Leandro Barbosa reivindicó una vez más como el mejor sexto jugador de los Raptors de Toronto y consiguió su mejor marca encestadora en lo que va de temporada para ser también el jugador latinoamericano más destacado de la jornada de la NBA.

Mientras que el ala-pívot argentino Luis Scola volvió a mostrar su capacidad ofensiva al alcanzar los 20 puntos para ser el segundo máximo encestador latinoamericano.

Barbosa destacó en la derrota de los Raptors de Toronto por 91-98 contra los Kings de Sacramento, del dominicano Francisco García.

En sólo 29 minutos de acción el brasileño se hizo de su mejor puntuación en lo que va de campaña, con 24 puntos, para superar su marca previa que era de 20 tantos.

El brasileño encestó 11 de 18 tiros de campo, incluidos 2 de 5 triples, aportó un rebote, entregó dos asistencias y recuperó un balón.

Con su aportación de esta noche, Barbosa mejoró a 9,5 su promedio de puntos por partido.

Su compañero de equipo, el alero panameño Gary Forbes se quedó sin jugar por decisión del entrenador de los Raptors, Dwane Casey.

En el otro lado de la moneda, por los Kings, García se fue sin puntos en 17 minutos de acción al fallar sus dos intentos de tiros de campo, capturó un rebote y recuperó un balón.

Scola alcanzó la barrera de los 20 puntos por tercera ocasión en los 10 partidos que se llevan disputado, pero los Rockets de Houston perdieron en la prórroga por 95-101 contra los Spurs de San Antonio, del ala-pívot brasileño Tiago Splitter.

Aunque también lo hizo en la derrota, el internacional argentino mostró que mantiene su buen toque de muñeca en los tiros a canasta al anotar 20 puntos. En dos partidos anteriores ya logró 28 y 21, respectivamente.

Scola jugó 38 minutos y encestó 9 de 21 tiros de campo, 2 de 2 desde la línea de personal, logró cinco rebotes y entregó tres asistencias.

Por los Spurs, Splitter aportó ocho puntos en 24 minutos de acción, al encestar 3 de 5 tiros de campo, y 2 de 2 desde la línea de personal, logró cuatro rebotes, puso tres tapones, entregó una asistencia y recuperó un balón.

Su compatriota, el pívot Nené Hilario estuvo cerca de un conseguir un doble-doble para los Nuggets de Denver, que vencieron 123-115 a los Nets de Nueva Jersey.

Hilario jugó 30 minutos para conseguir 4 de 7 tiros de campo, 1 de 4 desde la línea de personal, logró nueve rebotes, dio cuatro asistencias, puso tres tapones y recuperó dos balones.

El pívot dominicano Al Horford anotó cinco puntos para los Hawks de Atlanta, que perdieron 84-96 contra los Pacers de Indiana, pero tuvo que retirarse con una torcedura del hombro izquierdo.

Horford sufrió la lesión mientras peleaba por un balón bajo la canasta de los Hawks cuando faltaban 6:14 minutos para concluir el primer cuarto del partido.

El jugador dominicano antes de lesionarse, consiguió cinco puntos al encestar 2 de 5 tiros de campo, 1 de 1 desde la línea de personal, y capturó dos rebotes.

El base venezolano Greivis Vásquez y el ala-pívot mexicano novato Gustavo Ayón tuvieron sus minutos con los Hornets de Nueva Orleans que cayeron derrotados por 85-95 ante los Thunder de Oklahoma City.

Vásquez aportó dos puntos en 15 minutos de juego, al fallar los tres tiros que hizo de campo, incluidos dos triples, pero estuvo perfecto desde la línea de personal (2-2).

El base venezolano jugó mucho mejor en el apartado defensivo al aportar cuatro rebotes, puso dos tapones para empatar con su compañero el pívot Chris Kaman, como los mejores del equipo en ese apartado, y repartió dos asistencias.

Ayón también salió como reserva para jugar cinco minutos y aportar tres puntos con canasta y tiro de personal que lo dejaron perfecto (1-1, 0-0, 1-1) y dio una asistencia.

El alero argentino Andrés Nocioni llegó al Madison Square Garden y siguió sin jugar con los Sixers de Filadelfia por decisión del entrenador Doug Collins por lo que no tuvo nada que ver con la derrota de 79-85 que sufrió su equipo ante los Knicks de Nueva York.

Tampoco con el equipo neoyorquino tuvo minutos de juego el ala-pívot puertorriqueño Renaldo Balkman, que el responsable fue el entrenador Mike D'Antoni.