El alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, anunció hoy que a partir del 1 de febrero y por tres meses, queda prohibida en la ciudad la tenencia de armas las 24 horas del día, medida que busca bajar la tasa de criminalidad de esta urbe de casi 8 millones de habitantes.

"La invitación a la ciudadanía es a que se desarme", dijo Petro a periodistas al explicar que la medida se extenderá por tres meses, las 24 horas del día, tras lo cual se evaluarán los resultados.

Petro agregó que "el porte de armas no es un mecanismo de defensa, es un riesgo",

Datos de la Alcaldía de Bogotá señalan que en 2011, de los 1.632 homicidios registrados y que fueron cometidos con armas de fuego, alrededor del 10 por ciento correspondió a armas legales.

Durante su discurso de posesión, Petro anunció que implementaría esa medida a fin de bajar las tasas de homicidios por lo que hizo la petición a la XIII Brigada del Ejército colombiano que tiene jurisdicción sobre la capital del país.

La Brigada señaló también este martes, en un comunicado, que la iniciativa "se implementará inicialmente por un lapso de 90 días con el fin de ser evaluada y estará acompañada de campañas de prevención contra la proliferación de armas ilegales".

Agrega que la decisión de apoyar la petición de Petro busca "además garantizar la seguridad y tranquilidad de los capitalinos, así como contribuir mediante una lucha frontal a la proliferación de armas ilegales".

La XIII Brigada recuerda que la medida de restringir el porte de armas en Bogotá estuvo vigente 172 de los 365 días del año pasado y por tanto "esta unidad militar no encuentra impedimento para apoyar la solicitud hecha por la administración".

La fuerza pública, al igual que las empresas de vigilancia no serán cobijadas por esta medida.

En días pasados, el ministro colombiano de Defensa, Juan Carlos Pinzón, señaló que una de las tareas prioritarias del Gobierno era perseguir a quienes tuvieran en su poder armas ilegales como el caso de las bandas criminales "porque es ahí donde se originan los crímenes que aún tiene el país".

El año pasado fueron entregadas al Estado 1.699 armas de fuego ilegales, 700 de ellas en Bogotá.

Entre 1996 y 2011, Bogotá ha realizado un total de 20 campañas en favor del desarme a través de las cuales los ciudadanos han entregado un total de 7.755 armas de fuego.