El Agá Khan, mecenas multimillonario y líder espiritual de los musulmanes ismaelitas, ha decidido recurrir la sentencia de finales del pasado septiembre por la que tiene que pagar a su exposa Gabriele Thyssen la cifra récord de 60 millones de euros por su divorcio, informó hoy el diario "Le Figaro".

Esa suma, que superó en 20 millones de euros otra cantidad histórica, la que el exbeatle Paul McCartney le entregó a Heather Mills al divorciarse, fue decidida por el Tribunal de Apelación de Amiens tras un proceso complicado dada la opacidad de las cuentas del financiero, de 75 años de edad.

Su exposa, una alemana 28 años menor que él con la que se casó en segundas nupcias en 1998, demandó en primera instancia 200 millones de euros, si bien el príncipe no pretendía cederle más de diez millones.

El Tribunal, según recuerda hoy "Le Figaro", no lo tuvo fácil a la hora de establecer la cantidad final, dado que el príncipe se negaba a revelar la cuantía total de su patrimonio, y ni él ni su exmujer pudieron facilitar sus extractos fiscales, un documento en el que los jueces se apoyan para hacer los cálculos.

La fortuna del imán se estableció finalmente en 10.000 millones de euros, y aunque la demandante no consiguió mantener su título después de que se acordara el divorcio, logró una cifra cinco veces superior a la pretendida por su exmarido.

Los abogados del jefe religioso alegaron que Thyssen descuidó las obligaciones que asumió al casarse con un líder espiritual, pero los jueces dieron mayor prioridad a las infidelidades del Agá Khan, que la alemana descubrió en 2002 tras haber contratado a un detective privado.

Los abogados de la demandante sospechan ahora, según "Le Figaro", que el príncipe puede estar planeando abandonar Francia, tras la adquisición de una nueva residencia en Las Bahamas.