La Administración de Fármacos y Alimentos (FDA, en sus siglas en inglés) confirmó hoy a Efe que analizará todas las importaciones de zumo de naranja, tras detectar bajas cantidades de un fungicida en un partida procedente de Brasil.

La FDA analizará las importaciones de zumo de naranja para comprobar que no se dan nuevos casos, aunque sea en bajos niveles, de detección del fungicida conocido como "carbendazim", prohibido en Estados Unidos pero que se utiliza en otros países para evitar plagas.

La agencia analizará todos los envíos de zumo de naranja que llegan a Estados Unidos, destruirá aquellos que den positivo, y permitirá su comercialización si no se encuentran trazas del pesticida prohibido, indicó a Efe un portavoz de la FDA.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) no autoriza el uso de este producto químico en naranjas, que estudios con animales han vinculado a alto riesgo de tumores en el hígado.

Según indicó la FDA, el "carbendazim en zumo de naranja es un residuo de un pesticida químico ilegal" de acuerdo con la ley, aunque según los análisis preliminares de la EPA el consumo de las bajas cantidades detectadas no supone un riesgo.

La detección del fungicida fue comunicada a la FDA a finales de diciembre pasado por parte de una compañía comercializadora de zumo de naranja, que lo detectó en productos concentrados que tienen en el mercado ellos y sus competidores.

Brasil es uno de los principales exportadores de zumo de naranja a Estados Unidos, mientras que el fungicida detectado está permitido por las autoridades brasileñas para su uso en frutas como la manzana.