Al menos dos carabineros heridos con perdigones dejó hoy un nuevo enfrentamiento en la Araucanía, en el sur de Chile, cuando un grupo de encapuchados cortó una autopista y se enfrentó posteriormente con la policía.

El comandante de Carabineros (policía militarizada), Alex Cerda, precisó que los hechos se sucedieron en la localidad de Metrenco, situada unos ocho kilómetros al sur de Temuco y unos 680 kilómetros al sur de Santiago.

En declaraciones a La Tercera, Cerda indicó que "fueron unos 12 encapuchados que cortaron el tránsito con barricadas y se enfrentaron con efectivos de Fuerzas Especiales que llegaron hasta el lugar".

El oficial relató que los sujetos estaban provistos de piedras y escopetas de caza que hicieron uso contra la fuerza pública.

Producto de la refriega, un teniente resultó herido con dos impactos de balines (perdigones) en la rodilla derecha sin salida de proyectil y un cabo también resultó herido en una de sus piernas.

El comandante de Carabineros, explicó que tras varios minutos de enfrentamiento, el personal policial repelió el ataque con balines de goma y bombas lacrimógenas que finalmente dispersaron al grupo de manifestante y restablecieron el tráfico de vehículos.

Tras la acción policial, fueron detenidas Guillermina Painebilu y Jessica Guzmán, integrantes de la comunidad José Gineo.

Miembros de la comunidad dijeron a los periodistas que las aprehendidas no habían participado en la manifestación y sólo salieron de sus casas para observar los incidentes.

Aunque en el lugar de los hechos no se encontraron panfletos que reivindicaran el accionar de los encapuchados, autoridades regionales presumen que estos fueron provocados por los comuneros mapuches.

En la región de la Araucanía, se suceden desde los años 90 enfrentamientos entre los indígenas y las empresas agrícolas y forestales por la propiedad de tierras que los mapuches consideran ancestrales.