Soldados del ejército afgano junto a un convoy tras un ataque perpetrado contra soldados de la coalición internacional en Kandahar, Afganistán, en octubre de 2011. EFE/Archivo