El capitán barcelonista Carles Puyol ha admitido que los cinco puntos que el Real Madrid le lleva al Barça en la Liga "son una distancia importante", aunque "se puede recuperar", a pesar de que el margen de maniobra "es mínimo".

"La idea es seguir trabajando. Cinco puntos es una distancia importante, pero seguiremos luchando, no bajaremos los brazos e intentaremos recuperar", ha insistido Puyol.

El capitán azulgrana ha recordado que el Real Madrid "no está fallando" y que el margen de error de los barcelonistas es mínimo. "Si queremos ganar la Liga, tenemos que fallar poco", ha dicho.

En todo caso, Puyol cree que la distancia es remontable. "No vamos a tirar la Liga, la vamos a luchar hasta el final. Cinco puntos son una distancia importante, pero se pueden recuperar", ha recalcado.

Además Puyol no ve la situación actual como si se tratara de un reto máximo, después de unos años en los que el Barcelona ha monopolizado el campeonato. "La motivación es ser campeones y lo vamos a dar todo para recortar. Nuestro reto es este", ha dicho.

El central, como portavoz de la plantilla, se ha mantenido firme en el discurso de acotar la polémica arbitral y el fútbol y tampoco quiso valorar la actuación de Turienzo Álvarez en el encuentro ante el Espanyol, sobre todo a raíz de unas claras manos no señaladas en el área de Raúl Rodríguez en el minuto 91.

"No vamos a entrar, no lo hemos hecho antes ni lo haremos ahora. Las manos están ahí, pero desde el campo tampoco las vi, si el arbitro no las pitó es porque no las vio", ha recordado.

Puyol es de la idea de que el equipo tiene que centrarse en su trabajo y olvidarse del resto, porque "no podemos pensar que (los errores arbitrales) son algo que se hace intencionadamente, está claro".

Ha admitido que de una temporada a otra, al Barça le está "costando más" sacar sus partidos como visitante. Esta temporada, por ejemplo, los azulgrana han ganado tres partidos, empatados cuatro y perdido uno en sus ocho salidas ligueras.

"No están saliendo los resultados, aunque jugamos con las mismas ganas. Hay que trabajar un poco más y dar un plus", ha dicho Puyol, quien ha recordado que esta temporada el equipo ha jugado buenos partidos.

"Ante el Espanyol no nos salió un buen partido, pero no por culpa de la defensa de tres o de cuatro, sólo que tuvimos un mal día. Si las cosas no salen, siempre hay que intentar mejorar", ha asegurado.

En todo caso, Puyol ha recordado que para el juego del Barça, Pep Guardiola "es muy importante", porque cada día aprenden de él. "Es el mejor entrenador del mundo, ahora ya reconocido por todo el mundo. Espero que siga aquí muchos años, vamos a seguir trabajando", ha comentado.

Las últimas reflexiones en la rueda de prensa han sido para el 'Balón de Oro' concedido a Leo Messi, al premio otorgado a Guardiola como mejor entrenador y a la distinción a Xavi Hernández.

Puyol ha valorado "los discursos y gestos emotivos" de Messi (a Xavi) y de Guardiola (a Tito Vilanova). "Xavi ya dijo que batir a Leo es imposible, si no estuviera Leo, Xavi tendría un Balón de Oro", ha dicho.

Ha admitido que a la plantilla "le haría ilusión que Xavi o Andrés (Iniesta) lo ganaran", pero Puyol apuesta que Messi "batirá todos los récords" y conseguirá más 'Balones de Oro', porque "a Leo lo que más le gusta es jugar a fútbol y tiene una motivación para ser el mejor y querrá ser el mejor de siempre".

En cuanto al discurso de Guardiola, quien tras recibir el premio de mejor entrenador del mundo hizo una dedicatoria a su ayudante Tito Vilanova, Puyol ha dicho que demuestra que la plantilla del Barça "es una familia".

"Cosas como estas lo demuestran, por eso el equipo saca los resultados que saca y esta es una de nuestras fuerzas", ha dicho Puyol.