El gobernador de Texas, Rick Perry, aseguró hoy que la ley de identificación de votantes y la de inmigración de Carolina del Sur muestran "el estado de guerra que existe entre el estado y el Gobierno federal".

Perry, que se encontraba en la ciudad de Greenville para impulsar su campaña como aspirante a la candidatura republicana a la presidencia, arremetió contra la intrusión federal en los estados durante una reunión con los republicanos locales en el Club de Poinsett, informó el diario Greenville News.

El Gobierno federal "ataca a los estados diariamente", dijo Perry.

"Carolina del Sur está en un estado de guerra con el Gobierno federal. Lo está después de aprobar la ley de identificación del votante. Lo está desde que su ley de inmigración ha pasado", subrayó.

Un tribunal federal anuló recientemente partes de la ley de Carolina del Sur para frenar la inmigración ilegal en un caso presentado por el Gobierno de Barack Obama, mientras que el Departamento de Justicia ha dictaminado que el hecho de que los ciudadanos de ese estado requieran de una identificación con fotografía para votar entra en conflicto con las leyes de derechos civiles.

El precandidato republicano obtuvo un resultado decepcionante en los "caucus" de Iowa la semana pasada, en los que sólo logró el 10,3 por ciento de los votos y ha decidido centrar sus esfuerzos en Carolina del Sur y dejar de lado las primarias de mañana en Nuevo Hampshire.