Las fuerzas militares y policiales rusas mataron a cinco guerrilleros durante una operación antiterrorista en la república de Chechenia, en la que también perdieron la vida tres soldados y un policía rusos, informó hoy el presidente de la región norcaucásica, Ramzán Kadírov.

La operación especial continúa y "el número de muertos entre los guerrilleros puede ser mayor", aunque de momento "se han localizado cinco cadáveres" en la zona de los combates, explicó Kadírov, citado por la agencia Interfax.

El presidente chechén lamentó la muerte de tres soldados y un policía rusos.

"Las familias de los soldados y del policía recibirán ayuda tanto para organizar los funerales como para resolver sus problemas de vivienda, si tales existen", aseguró Kadírov.

Según el presidente de la república norcaucásica, las fuerzas rusas sufrieron las bajas a causa de las condiciones climáticas y geográficas especialmente adversas en las que se desarrolla la operación antiterrorista.

"La operación se lleva a cabo en condiciones extremadamente difíciles, en zonas montañosas con bosque espeso, mucha nieve y barrancos rodeados de niebla. La nieve dificultó la localización de minas, lo cual explica las bajas entre los participantes en la operación", dijo Kadírov.

Chechenia ha visto reducido en los últimos años el número de atentados y ataques, motivo por el que Moscú levantó en 2009 el régimen de operación antiterrorista, en vigor durante diez años, desde 1999.

Mientras, las vecinas repúblicas de Daguestán e Ingushetia son escenario todas las semanas de ataques violentos contra las fuerzas de seguridad y funcionarios locales.

El líder chechén ha logrado arrinconar a la guerrilla islamista en los bosques, aunque a costa de un retroceso de las libertades y la implantación de un estado policial en el territorio, según los defensores de los derechos humanos.