La Cámara de Comercio de Quito (CCQ) dijo hoy temer que la visita a Ecuador el jueves del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, ponga en riesgo las relaciones comerciales de su país con Estados Unidos o la Unión Europea (UE).

"Sin duda alguna, el tener una cercanía, un lazo estrecho con Irán, nos podría desposicionar en el principal mercado de exportación para Ecuador", que es Estados Unidos, resaltó hoy el presidente de la CCQ, Blasco Peñaherrera, en una rueda de prensa.

Irán mantiene un pulso con la comunidad internacional por el desarrollo de su programa nuclear, que Teherán defiende que es para uso civil, mientras que Estados Unidos y la UE temen que sea para crear armamento atómico.

Peñaherrera dijo que "no existe" una balanza comercial de Ecuador con el país persa, por lo que la visita de Ahmadineyad responde a fines políticos.

En este sentido enfatizó que el viaje sólo le puede traer a Ecuador "complicaciones con los países amigos, vecinos y con los mercados de los que dependen las exportaciones no petroleras (de Ecuador), como Estados Unidos o la UE".

El pasado viernes, el Gobierno estadounidense advirtió a los países que Ahmadineyad visitará en su gira latinoamericana de que "ahora no es el momento de profundizar en sus lazos" con Irán.

En respuesta, el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, dijo ayer en rueda de prensa que Quito no recibe "instrucciones del Departamento de Estado de Estados Unidos".

Si bien Peñaherrera reconoció que el rumbo de la política exterior de Ecuador es una "decisión soberana", dijo que ésta debe ir acompañada de "un análisis de ventajas y desventajas".

"Podría ser que estuviéramos cometiendo un error soberano o una soberana zoquetada al recibir en nuestro país a un presidente, a un representante de una nación que se está enfrentando al mundo", aseveró Peñaherrera.

Estados Unidos aprobó el 31 de diciembre una ley que, por primera vez, contempla sanciones contra cualquier institución extranjera que comercie con el Banco Central de Irán.

Mientras, la Unión Europea ha alcanzado un principio de acuerdo para imponer un embargo a las compras de crudo de Irán, que previsiblemente se aprobará en una reunión de ministros europeos de Asuntos Exteriores el próximo 30 de enero.

El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) confirmó ayer que el país persa ha comenzado la producción de uranio enriquecido con una pureza del 20 % en su nueva planta de Fordo.

Peñaherrera, quien comparó a Ahmadineyad con el dictador alemán Adolf Hitler, defendió que no se pueden mantener relaciones con un mandatario "que niega el Holocausto (judío) y quiere hacer desaparecer del mapa a Israel" o que está "proliferando un programa de armamento nuclear para atacar Occidente".

En cambio, Patiño destacó ayer que "no hay ninguna demostración oficial, multilateral, reconocida" de que Irán tenga "un plan de desarrollo nuclear con fines militares" y por ello Ecuador no tiene ningún motivo para cortar sus relaciones con Teherán.

Ahmadineyad llegó hoy a Managua para asistir a la investidura del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, tras haber iniciado su gira en Venezuela. También visitará Cuba, Ecuador y Guatemala, antes de volver a Teherán.

En la rueda de prensa, Peñaherrera se preguntó cuál puede ser el objetivo de la visita de Ahmadineyad a países como Cuba, Venezuela o Nicaragua, que a su juicio, son países "totalitarios y sin democracia" o Ecuador, "un país en el que no hay democracia".

"Lo que busca la visita es el alineamiento de un bloque de países que desconocen los principios básicos y fundamentales de la convivencia pacífica", opinó.

Ahmadineyad llegará el jueves a Ecuador, donde se reunirá con su homólogo Rafael Correa y con el presidente de la Asamblea Nacional, Fernando Cordero.