El BBVA anunció hoy que su beneficio neto de 2011 se ha visto reducido en unos 1.000 millones de euros netos (casi 1.300 millones de dólares) tras tener que ajustar de forma negativa el valor de su filial en EEUU, concretamente del fondo de comercio, que incluye intangibles como la marca o la clientela.

En un comunicado remitido hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la entidad aclaró que este ajuste se ha producido pese a la progresión registrada en 2011 por esta filial en comparación con 2010.

Asimismo, el BBVA dejó claro que este ajuste no supondrá modificación en el pago previsto de dividendos ni en la liquidez del grupo y tiene "un impacto positivo" en el "core capital" de la entidad, que aumentará en unos 400 millones de euros gracias al tratamiento fiscal de dicho fondo de comercio.

Este impacto se reflejará en los estados financieros del Grupo BBVA a 31 de diciembre de 2011, que se someterán al Consejo de Administración para la formulación de las cuentas anuales, explica la nota.

El grupo BBVA valora de forma anual sus fondos de comercio mediante la realización de los correspondientes análisis, de acuerdo con la circular 4/2004 del Banco de España y según la norma internacional de contabilidad 36.