Una diputada del partido nacionalista Israel Beteinu lanzó hoy un vaso de agua a un compañero laborista que la había llamado "fascista" durante una sesión en la Comisión de Educación del Parlamento israelí (Kneset).

Las imágenes, filmadas por el canal de televisión del parlamento y que pueden verse en las ediciones digitales de los principales medios locales, han sembrado de nuevo la polémica sobre las dudosas normas de conducta en la cámara israelí, donde son frecuentes los insultos e incluso se llega a forcejeos.

En esta ocasión es la parlamentaria Anastasia Mijaeli, del partido que dirige el ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman, la que protagonizó el escándalo al levantarse en plena sesión y arrojar un vaso de agua al laborista Raleb Majadele.

"No lamento lo que hice. Espero de un hombre que se comporte con respeto hacia una mujer", dijo ella después del incidente en declaraciones a la edición electrónica del diario Yediot Aharonot.

Agregó que no está dispuesta a "tolerar que una personalidad pública hable de esa manera" y que espera que "lo ocurrido haga recapacitar a los hombres antes de sacar por la boca una palabra como fascista".

"Incluso en un mercado hablan con más educación", afirmó.

El incidente se originó en un fuerte intercambio verbal entre ambos en una sesión de la Comisión de Educación en la que se analizaba la participación de un grupo de adolescentes de una escuela árabe del sur de Israel en una manifestación por los derechos humanos en Tel Aviv.

Uno de los miembros de la comisión había pedido sancionar al director de la escuela, quien en cualquier caso ya había sido amonestado por el Ministerio de Educación poco después de la marcha.

Majadele, también árabe, defendía la acción del docente, a lo que Mijaeli le espetó a gritos que lo que hicieron los participantes es "marchar contra el Estado" y no por los derechos humanos.

Tras una breve pausa en las recriminaciones e insultos mutuos, Majadele prosiguió su intervención diciendo que "ni ella, ni ningún otro nos callará (a los árabes)", a lo que esta respondió lanzándole el vaso de agua y marchándose enojada de la sala.

"Es un comportamiento salvaje y fascista", consideró el legislador laborista, que adelantó que presentaría una queja a la Comisión de Ética.

El presidente del Parlamento, Reuvén Rivlin, del partido gobernante Likud, ha abierto expediente a la diputada derechista, que el pasado junio estuvo involucrada en otra trifulca con una legisladora árabe, Hanin Zuabi, por haber participado en 2010 en la Flotilla de la Libertad a Gaza, en cuyo asalto por comandos israelíes murieron nueve activistas turcos.

En esa ocasión Mijaeli trató de apartar por la fuerza del micrófono a Zuabi cuando hablaba ante el Pleno y criticaba a Israel por su intervención militar.