El gobernador del Banco Central Checo, Miroslav Singer, considera que la única solución para superar la crisis de Grecia es la salida de ese país de la zona del euro, siempre y cuando que sus socios comunitarios no quieran enviar más ayudas a Atenas, informa hoy el diario "Hospodarske Noviny".

"Si no hay voluntad de dar a Grecia mucho dinero de los fondos estructurales europeos, no veo otra solución que su salida de la eurozona y una devaluación masiva de la nueva moneda griega", señaló Singer en una entrevista a este rotativo económico.

Además, el responsable del banco emisor checo critica que los políticos europeos gastan demasiado tiempo a encontrar una solución para el problema griego, un país que supone apenas un 2 por ciento de la economía europea.

"¿Qué pasaría con la República Checa si en los dos últimos años dedicara continuamente a resolver la situación de endeudamiento de una ciudad del tamaño de Kladno? (al oeste de Praga)", se preguntó.

Como ya hizo en diciembre, el gobernador volvió a mostrar su reticencia a participar en el préstamo de 200.000 millones de euros para el Fondo Monetario Internacional (FMI) que fue acordado en la última cumbre europea de Bruselas para apoyar a países endeudados.

Singer considera la participación checa -de 3.600 millones de euros- como desproporcionada, ya que supera a la polaca.

Una participación obligada de los países europeos que no usan el euro es "una tapadera" para mostrar que esta operación no está dirigida "sólo a salvar a la eurozona", concluyó Singer.