El estadounidense Amir Mirzaei Hekmati, que confesó ante la televisión iraní que trabajaba para la CIA, fue condenado hoy a muerte por un tribunal de Teherán, informó la agencia local de noticias iraní Fars.

Hekmati había sido detectado por los servicios de inteligencia iraníes en la base de Bagram que Estados Unidos tiene en Afganistán y posteriormente fue detenido.