El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, retomó hoy su programa dominical "Aló Presidente" tras siete meses de ausencia, con una entrega de cinco horas que aprovechó para arremeter contra Estados Unidos y la oposición venezolana, y para hablar de la política petrolera "soberana" de su país.

Chávez eligió la faja petrolífera del Orinoco (sureste) para realizar la edición número 376 del programa que había quedado suspendido desde que en junio pasado el presidente fue operado de un tumor canceroso.

La reactivación del "Aló Presidente" estuvo empañada por lluvias que fueron celebradas por Chávez, quien también cantó y bailó con un grupo de salsa que amenizó el espacio.

Desde la zona recordó que "antes" la faja estaba tomada por las trasnacionales petroleras estadounidenses y aseguró que gracias a la nacionalización del sector en 2007 el país ha empezado a percibir las ganancias que generan los 11.593 kilómetros cuadrados con los que cuenta la zona para su explotación.

Chávez arremetió contra la oposición de su país y aseguró que cuando eran gobierno avanzaron hacia la privatización de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), con la consecuente dependencia de las trasnacionales.

En este marco de ideas, Chávez anunció que Venezuela no reconocerá las decisiones del Centro Internacional de Arreglo de Inversiones del Banco Mundial (Ciadi) y señaló que su país debe salirse de ese mecanismo.