El controvertido mariscal de campo Tim Tebow volvió a ser la figura en los momentos decisivos para que los Broncos de Denver, contra todos los pronósticos, consiguiesen la victoria por 26-23 ante los Steelers de Pittsburgh en la primera ronda del comodín de la Conferencia Americana (AFC).

Tebow, que en la temporada regular ya se había distinguido por guiar al equipo al triunfo en los tiempos extras, repitió de nuevo su condición de especialista en los momentos de presión y respondió con un pase espectacular de 80 yardas que rompió el empate a 23-23 en la primera posesión del balón que les había tocado con el lanzamiento de la moneda para iniciar el alargue.

El mariscal de campo de los Broncos encontró perfecto por el centro al receptor abierto Demaryius Thomas con el pase ganador y ante el delirio de los 75.970 espectadores que llenaron el Sports Authority Field, de Denver.

La victoria construida por Tebow lleva a los Broncos (9-8) a su visita a Nueva Inglaterra, en donde se enfrentará a los Patriots (13-3), que en la temporada regular les habían ganado por paliza de 41-23.

Los Patriots se alzaron con el triunfo, en la decimoquinta semana, después de remontar una desventaja de nueve puntos y aprovecharse de las tres pérdidas de balón que tuvieron los Broncos en su campo durante el segundo y tercer cuarto.

El protagonismo que acompañó a Tebow durante la campaña regular, nuevamente surgió en el momento oportuno al hacer conexión con Thomas y poner números definitivos para el equipo de Denver.

Tebow completó 10 de 21 pases para 316 yardas, con dos pases de "touchdown", sin que hiciesen ninguna interceptación, que le permitió dejar en 125,5 yardas su índice pasador, el mejor de toda la temporada.

El primer envío de anotación de Tebow fue a su receptor Eddie Royal, de 30 yardas en el segundo cuarto, para que 10 minutos después en el mismo periodo corriese yardas y lograse la anotación del parcial de 13-6, que con el punto extra del pateador Matt Prater lo incrementó a 14-6.

Otros dos goles de campo de Prater y una gran defensa de los Broncos pusieron al equipo de Denver con la ventaja parcial de 20-6 para irse al descanso.

Los Steelers reaccionaron en la segunda parte para conseguir empatar el marcador a 23-23, con pase de 31 yardas del mariscal de campo Ben Roethlisberger al receptor abierto Jerricho Cotchery cuando faltaban 3:48 para concluir el tiempo reglamentario.

La defensa de los Steelers hizo un gran trabajo al no permitir a los Broncos en la posesión siguiente que lograsen avanzar para ponerse en posición de anotación, algo que tampoco alcanzó el equipo de Pittsburgh con la suya.

Roethlisberger, afectado con una lesión de torcedura del tobillo derecho, que le impidió jugar a su mejor nivel, completó 22 de 40 pases para 289 yardas, hizo un envío de anotación y le interceptaron un balón para dejar en 75,9 su índice pasador, muy por debajo de su mejor promedio habitual.

Si Roethlisberger no pudo aprovechar la oportunidad que tuvo con la última posesión del tiempo reglamentario para guiar al triunfo a los Steelers (12-5), Tebow sí lo hizo al reivindicar el ya famoso "Tebow Time" que el religioso mariscal de campo de los Broncos ha establecido para darle los triunfos a su equipo.