El secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), José Luis Rodríguez Zapatero, pidió hoy un debate "ejemplar" entre los aspirantes a sucederle al frente del partido, Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón.

Los socialistas españoles celebran hoy el Comité Federal que aprobó por unanimidad la ponencia marco del 38 Congreso que tendrá lugar en la ciudad andaluza de Sevilla del 3 al 5 de febrero y en el que se elegirá al nuevo secretario general del PSOE.

Zapatero, expresidente del Gobierno español (2004-2011), asistió hoy a la que será su última reunión de este órgano de dirección del partido como secretario general.

Según fuentes de la dirección socialista, Zapatero dijo a sus compañeros de partido que deja el cargo con la sensación de haber contado siempre con su afecto y su confianza.

"Toda mi gratitud porque habéis sido especialmente generosos conmigo al apoyar mi gestión durante estos 11 años y también saber perdonar mis errores", subrayó.

El PSOE, con Alfredo Pérez Rubalcaba como candidato a la presidencia del Gobierno, sufrió una estrepitosa derrota en las elecciones generales del pasado 20 de noviembre frente al conservador Partido Popular (PP), que ganó con mayoría absoluta.

Los socialistas españoles afrontan ahora un periodo complicado en el que tendrán que elegir a su líder, un cargo para el que hasta ahora se han presentado como aspirantes el propio Rubalcaba y la exministra de Defensa Carme Chacón.

Ambos recopilaron hoy los avales necesarios de los miembros del Comité Federal socialista para optar a liderar el partido.

Para obtener la condición de precandidato y, por tanto, tener acceso a las facilidades que da el partido para que hagan campaña, quienes deseen serlo tienen que conseguir la firma del 10 por ciento de los integrantes del Comité Federal.

Zapatero prometió en su intervención que la dirección federal del PSOE garantizará que compitan en igualdad de condiciones.

Puso especial acento en que el debate entre Rubalcaba y Chacón sea "ejemplar" y se mostró convencido de que así será.

El expresidente del Gobierno hizo un llamamiento a la confianza en el partido pese al castigo recibido en las urnas.

"Yo tengo confianza en el partido y tenemos que tenerla todos", reclamó Zapatero, según las mismas fuentes.

La ponencia aprobada hoy por el PSOE, que a partir de mañana será remitida a las agrupaciones para su debate y enmiendas, propone abrir el debate para adelantar la edad de voto de los 18 a los 16 y apuesta por que los futuros candidatos a la presidencia del Gobierno sean elegidos mediante primarias abiertas a todos los ciudadanos y no sólo a los militantes.

Además, defiende la necesidad de "una gran reforma fiscal" que genere ingresos adicionales a través de nuevos tributos y tasas y que garantice que se exigirá un mayor esfuerzo a las personas y empresas con mayor capacidad de pago.