El presidente de Uruguay, José Mujica, respaldó hoy al ministro del Interior, Eduardo Bonomi, frente a las críticas de los partidos de la oposición que reclamaron su renuncia debido a la ola de crímenes sin precedentes que hay en el país.

"Nos preocupa y mucho que se agarre al Ministerio del Interior como responsable de algo que es una enfermedad social y que seguramente tiene hondas raíces", afirmó Mujica en declaraciones que publica el diario La República.

"Me consta que este Ministerio hace todo lo que puede", agregó.

El asesinato el viernes de tres miembros de una misma familia elevó a once el número de muertes violentas ocurridas en Uruguay en lo que va de año, en una inusual ola de crímenes que ha despertado la inquietud de la sociedad y las autoridades policiales.

En ese caso, un matrimonio, propietario de un reparto de refrescos, y su hijo adolescente fueron muertos a golpes en el interior de su vivienda en un caso que desconcierta a las autoridades por la violencia y porque no hubo robo de objetos de valor.

Mujica dijo que no piensa cambiar al ministro del Interior y criticó a los partidos de la oposición por crear lo que calificó como "un circo político lamentable" en torno a los hechos de violencia.

La seguridad pública es la mayor preocupación de los uruguayos, según varias encuestas difundidas en los últimos meses.

Bonomi es considerado un colaborador muy cercano de Mujica, al igual que él integró el ahora exgrupo guerrillero Tupamaros y estuvo preso en duras condiciones durante la dictadura que gobernó en Uruguay entre 1973 y 1985.

El homicidio mas sonado en lo que va del año fue el del empresario deportivo Washington Risotto, vinculado al traspaso de futbolistas y al boxeo, muerto a tiros por dos hombres que viajaban en una motocicleta y cubrían sus rostros con medias.

Risotto fue investigado en el pasado por la Justicia uruguaya en importantes casos de tráfico de drogas pero nunca resultó condenado.

Mujica calificó la muerte del empresario como hecha "a la mexicana" y destacó su preocupación porque el narcotráfico "parece surgir" en la sociedad uruguaya.

Los dos principales partidos de la oposición, el Nacional o "Blanco" y el Colorado, acordaron llamar al Parlamento en los próximos días al ministro del Interior, a pesar de las vacaciones de verano, para que dé explicaciones sobre la ola de violencia que afecta al país.