La oposición socialdemócrata (SPD) alemana ha exigido el adelanto de las elecciones legislativas en el caso de que el presidente del país, Christian Wulff, dimita por el escándalo sobre un polémico crédito inmobiliario para financiar su residencia privada y su enfrentamiento con los medios.

"Si tras Horst Köhler (el anterior máximo mandatario) dimite de nuevo un presidente federal, entonces debe haber elecciones adelantadas", afirma la secretaria general del SPD, Andrea Nahles, en declaraciones al dominical Bild am Sonntag.

"Si Wulff dimite, (la canciller) Angela Merkel deberá enfrentarse al voto de los electores. Sospecho que es por ello que evita pronunciarse abiertamente sobre Wulff", afirma Nahles, quien acusa al presidente "de haberse enredado en medias verdades".

"Cada día es mas improbable que tenga la fuerza para liberarse. Tengo dudas apreciables de que supere este escándalo", señala la secretaria general del SPD para quien "no es aceptable" la postura de agarrarse al cargo "pase lo que pase".

El mismo dominical destaca que, durante la recepción de año nuevo para el personal de la presidencia, Wulff aseguró a sus colaboradores este viernes que espera superar el escándalo y que "en un año todo se habrá olvidado".

El presidente de Alemania es objeto de críticas desde que saliera a la luz que financió la construcción de su domicilio privado con un crédito personal de 500.000 euros que le concedió el matrimonio millonario amigo Geerkens, que posteriormente Wulff liquidó con otro crédito bancario.

El caso se agravó aun más tras conocerse que Wulff había tratado de evitar la publicación de la primera noticia sobre el polémico crédito con llamadas, al parecer amenazantes, a la dirección del diario Bild y el grupo editorial Springer.

En una entrevista televisada por las dos cadenas públicas de la televisión alemana el pasado miércoles, Wulff negó que tuviera intención de dimitir, aunque reconoció el "grave error" de llamar a Bild, ante cuya dirección aseguró haber pedido disculpas.