El número de turistas internacionales en el mundo aumentó un 4 % en 2011 respecto al ejercicio anterior, hasta los 980 millones, lo que indica que este año se alcanzará la cifra de 1.000 millones, según ha avanzado el secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Taleb Rifai.

Rifai ha definido 2011, en una entrevista concedida a EFE, como "un buen año" turístico, a pesar de las dificultades y retos que han tenido que afrontar prácticamente todos los sectores económicos del mundo, especialmente en Europa y Norteamérica.

El incremento de las llegadas de turistas se situó finalmente el pasado año ligeramente por debajo de las previsiones iniciales de la OMT, que apuntaba a un crecimiento cercano a un 5 % y posteriormente a un 4,5 %.

Rifai espera que, pese a una nueva recesión económica, especialmente en Europa, se consoliden este año los resultados de los dos últimos ejercicios, con un avance por encima del 3 %, lo que supondrá un repunte del 7 % sobre 2010.

Europa ya ha dado una gran sorpresa en 2011 superando todas las previsiones, e incluso países con problemas como Grecia, Irlanda, Portugal o España han registrado avances del 14 %, del 13 %, del 10 % y del 8 %, respectivamente.

Rifai lo explica por la capacidad de la industria turística europea de posicionarse de forma correcta en circunstancias adversas, y no tanto por el trasvase de turistas del norte de África por la "Primavera árabe".

A su juicio, este último ha sido un factor menor, ya que 5 millones de turistas "prestados" no suponen un volumen importante en comparación con el que recibe el conjunto de destinos de la región del Mediterráneo, que es donde se han repartido los flujos procedentes de Túnez y Egipto.

Dados los resultados logrados en Europa, Rifai ha descartado variaciones en el ránking mundial de destinos turísticos -donde España ocupa el cuarto puesto-, pero ha apuntado a posibles movimientos, aunque no muy importantes, en la lista de principales mercados emisores de la mano de China, Rusia y Brasil.

En cuanto a España, ha destacado que los ingresos por turismo repuntaron en 2011 aún más que las llegadas, lo que convierte al sector en uno de los más importantes en términos de crecimiento económico y creación de empleo.

Rifai cree que la tendencia continuará durante 2012, gracias a la capacidad de España de innovar y crear nuevos productos, y a la voluntad política demostrada por el nuevo Gobierno para elevar la posición del turismo en la agenda nacional.

La política turística española se mueve "en la buena dirección", ha afirmado, y el turismo español es "una historia de éxito", por lo que se ha congratulado de que precisamente el año en el que se alcanzarán 1.000 millones de turistas mundiales, España albergue por primera vez desde hace mucho tiempo la celebración del Día Mundial del Turismo (el 27 de septiembre de 2012).

Otro evento internacional importante será el VI Foro de liderazgo turístico de Exceltur, en cuya organización colabora la OMT y que se realiza por primera vez en el marco de Fitur, la víspera de su inauguración, lo que ayudará a consolidar el papel de liderazgo de la feria madrileña entre los grandes salones mundiales.

Aunque esta edición de Fitur contará con menos expositores y superficie contratada, Rifai lo ha achacado exclusivamente a la crisis y ha augurando una larga vida a la feria madrileña, ya que no hay sustitutos para este tipo de encuentros e intercambios profesionales.

Tampoco las huelgas de pilotos de Iberia y Air Europa hacen mella en el optimismo de Rifai respecto a la marcha del turismo español, porque, a su juicio, "no se puede asegurar que tengan un impacto negativo en el sector turístico".

Es un factor más a tener en cuenta, pero es algo que ocurre en todas las democracias y, además, este tipo de movilizaciones será cada vez más frecuente en Europa, debido a las dificultades económicas y la política de austeridad adoptada por los gobiernos, ha concluido.