El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha perdido la fe en la capacidad de Grecia para sanearse ante los escasos progresos en la recaudación de impuestos y los magros ingresos por las privatizaciones.

El semanario alemán Der Spiegel adelantó hoy una información en la que señala que el FMI considera que Grecia no será capaz de amortizar su deuda sobre la base de los actuales planes de saneamiento que controla junto al Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión de la UE.

Añade que expertos del FMI tratarán, dentro del marco de la próxima misión de la troika que comienza a mediados de este mes, de adaptar puntos importantes del paquete de rescate para Grecia a la situación económica del país, que ha empeorado.

Asimismo destaca que el FMI critica la lentitud de las reformas y cuestiona que el paquete de rescate aprobado el pasado octubre consiga que el endeudamiento de Grecia se reduzca hasta el año 2020 a solo el 120 % del PIB.

La revista señala que el economista Henning Klodt, del Instituto de Estudios Económicos Mundiales de Kiel, uno de los asesores del Gobierno federal alemán, ha calculado en cuánto deben superar los ingresos a los gastos en los presupuestos generales de Grecia para controlar la deuda.

Su análisis llega a la conclusión de que la cifra, aunque los tipos de interés sean bajos y se produzca una recuperación económica debe superar en mas del 10 % el PIB, "algo que no ha conseguido ningún país industrializado en las últimas décadas", señala Klodt.