Un grupo de encapuchados quemó hoy varias instalaciones de una parcela rural en la región chilena de la Araucanía, zona del denominado conflicto mapuche, confirmó a Efe un portavoz policial.

Miembros de organizaciones no gubernamentales y corresponsales de prensa en la zona aseguran que posteriormente la policía realizó operativos en varias comunidades indígenas, aunque fuentes de Carabineros consultadas por Efe negaron esas informaciones.

Además, en esa misma área, la casa de la hermana de un conocido representante mapuche, José Santos Millao, resultó también completamente destruida por otro incendio, cuyo origen se desconoce, según informó Televisión Nacional.

Estos incidentes se producen en medio del día del duelo oficial decretado por el Gobierno por la muerte de siete brigadistas, fallecidos el jueves mientras combatían un incendio en esa región y cuyos funerales se celebran hoy.

Ese incendio ya está controlado. En total, el fuego ha quemado más de 4.000 hectáreas solo en la región de la Araucanía.

El Ejecutivo cree que algunos de esos incendios son intencionales y ha apuntado a una organización radical mapuche como posible responsable, aunque ayer evitó insistir en esa hipótesis.

En el primer incidente ocurrido en las últimas horas, unos cinco encapuchados que iban armados irrumpieron en un fundo en la comuna (distrito) de Ercilla, propiedad de un funcionario retirado del Ejército.

Allí intimidaron a su esposa y al cuidador de la parcela e incendiaron la casa de éste, la casa patronal y dos galpones (almacenes) del predio, que está situado en el sector de Pidima, a unos 600 kilómetros al sur de Santiago.

Hasta el lugar llegaron agentes de Fuerzas Especiales de Carabineros, que intercambiaron disparos con los encapuchados.

No hubo heridos ni detenidos por estos hechos, que sí causaron daños en un vehículo de una cadena de televisión y en dos automóviles de Carabineros, según confirmó a Efe un portavoz policial.

Los ataques no fueron reivindicados por grupo alguno.

Miembros de organizaciones no gubernamentales y corresponsales de prensa aseguran que posteriormente Carabineros realizó patrullajes y allanamientos en distintos puntos de Ercilla.

José Venturelli, miembro Comisión Ética contra la Tortura, aseguró a Efe que los policías han lanzado bombas lacrimógenas y varios mapuches han resultado heridos de bala en la comunidad de Chequenko, en el mismo sector de Pidima.

Además, una mujer embarazada ha sufrido complicaciones al inhalar esos gases, según dijo Venturelli y confirmó el corresponsal de radio Biobío.

Venturelli, que se encuentra a unos 10 kilómetros de ese lugar, recordó que el lanzamiento de bombas lacrimógenas contraviene una orden de la Corte de Apelaciones de Temuco, que prohibió a Carabineros emplear esos elementos en este tipo de operativos.

Los mapuches, que se reducen a unos 600.000 miembros y sufren altos niveles de pobreza, se concentran en La Araucanía, donde se han enfrentado desde los años 90 a empresas agrícolas y forestales por la propiedad de tierras que consideran ancestrales.