La figura del mariscal de campo Eli Manning volvió a surgir en el momento decisivo para convertirse en la clave del juego ofensivo de los Giants de Nueva York que se impusieron por 24-2 a los Falcons de Atlanta en la ronda de comodines de la Conferencia Nacional (NFC).

Manning completó una de las mejores actuaciones individuales en lo que va de temporada de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) para enviar tres pases de anotación sin permitir que le hiciesen ninguna interceptación.

La victoria de los Giants (9-7) les permite seguir en la fase final, y el próximo domingo deberán viajar a Green Bay para enfrentar a los Packers (15-1), campeones defensores de la NFC y del Super Bowl, ante quienes perdieron por 35-38 el pasado diciembre.

Los Giants viajaran a Green Bay con un ataque mucho más balanceado y una defensa más segura que la mostraron durante toda la temporada regular.

La última vez que los Giants jugaron en el Lambeau Field para un partido de la fase final fue en el 2008 para conseguir la victoria en la prórroga por 23-20 y el título de la NFC que le permitió dos semanas después ganar el Super Bowl ante los Patriots de Nueva Inglaterra con otra actuación "milagrosa" de Manning.

La seguridad e inspiración de Manning fue completa durante todo el partido, e hizo conexión con sus receptores abiertos Hakeem Nicks con envío de 72 yardas y agregó otro pase de 27 a Mario Manningham para darle forma al ataque ganador de los Giants, que ha elevado su nivel de juego en comparación con la temporada regular.

Los Giants (10-7) no encontraron ninguna dificultad para hacerse del triunfo y dominaron el partido de principio a fin sobre los Falcons (10-7), que nunca pudieron con la defensa de los Giants, que silencio por completo al mariscal de campo Matt Ryan.

Mientras que Manning volvió a encontrar a Nick con otro pase de cuatro yardas en la primera mitad, también para 'touchdown', con el que coronó una jugada de 85 yardas.

El 'quarterback' estelar de los Giants concluyó el partido con 23 de 32 pases para 277 yardas con tres pases de anotación, ante 79.909 asistentes al MetLife Stadium, el campo del equipo de Nueva York.

Manning se vio apoyado por su cuadro defensivo, que hizo su mejor juego para impedir a los Falcons conseguir yardas, mientras que Brandon Jacobs lideró el partido con 92 yardas en 14 acarreos para encabezar el ataque terrestre de los Giants, que completaron su ofensiva con 449 yardas por tan sólo 263 del equipo de Atlanta.

La victoria de los Giants fue la primera en su campo en la fase final desde que ganaron 41-0 a los Vikings de Minnesota, en el partido por el título de la NFC en la temporada del 2000.

Los Falcons consiguieron sus únicos dos puntos por una penalidad sobre Manning en la zona de anotación.

El mariscal de campo de la escuadra de Atlanta, Matt Ryan, completó 24 de 41 pases para 199 yardas, sin interceptaciones y dejó en solo 71,1 su índice pasador.