El temor en una zona del noroeste de Colombia, afectada entre jueves y viernes por un "paro armado" convocado por la banda criminal Los Urabeños, persiste este sábado, admitió el secretario de Gobierno del departamento de Antioquia, Santiago Londoño.

"Persiste el miedo en la comunidad antioqueña, específicamente en el Urabá (...) Existe miedo por estas bandas que son el producto de procesos de paz que no han sido exitosos en el pasado", señaló Londoño en declaraciones a Radio Cadena Nacional (RCN).

La parálisis afectó durante dos días actividades como el comercio y el transporte por carreteras en seis departamentos y fue promovida por Los Urabeños que se hacen llamar también Autodefensas Gaitanistas.

El viernes el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, anunció recompensas millonarias por las cabezas de los jefes de esa banda narcotraficante, el incremento del pie de fuerza en seis departamentos y el envío de más fiscales.

En los últimos días fueron desplegados a los departamentos de Antioquia, Córdoba, Magdalena, Sucre, Cesar y Chocó, los territorios afectados, más de 6.000 miembros de la Fuerza Pública con apoyo aéreo para garantizar la tranquilidad de la ciudadanía.

Este sábado distintas fuentes indicaron que las pérdidas por la parálisis fueron cuantiosas.

Los Urabeños son una banda narcotraficante que promovió el paro como rechazo a la muerte de su jefe, Juan de Dios Usuga, alias "Giovanni", a manos de las autoridades la semana pasada.

Miembros de la banda repartieron octavillas amenazantes en el comercio y en las empresas de transporte de los seis departamentos.

Las autoridades señalaron que en los tres últimos días han detenido a cerca de medio centenar de presuntos integrantes de esa banda criminal, muchos de ellos en poder de octavillas con la intimidación.

Los Urabeños se dedican al tráfico de drogas, al secuestro y al asesinato, entre otros delitos, y hasta ahora estaba liderado por alias "Giovanny" y su hermano "Otoniel".