Los obispos venezolanos anunciaron hoy que piden por la salud del jefe de Estado de Venezuela, Hugo Chávez, por su "pronta y total recuperación" pues "lo más sano" para los comicios presidenciales de este año es que el mandatario participe en el proceso electoral "plenamente recuperado".

El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, monseñor Ubaldo Santana, hizo el anuncio en nombre de los obispos del país durante la inauguración de la XCVII Asamblea Plenaria Ordinaria de esta institución católica, evento que fue transmitido por medios locales.

"Como seres humanos sensibles al dolor ajeno y como cristianos debemos orar por su pronta y total recuperación (de Chávez)", dijo Santana al hablar por los obispos, quienes acostumbran ofrecer un balance de la situación del país al iniciarse un nuevo año.

Agregó, asimismo, que la enfermedad del presidente, "cualquiera sea su naturaleza y gravedad", le ha permitido al jefe de Estado poner de manifiesto "su fortaleza y voluntad de luchar para vencerla".

Chávez fue operado en junio del año pasado de un tumor canceroso en la zona pélvica y sometido a cuatro sesiones de quimioterapia como parte de un tratamiento del que se recupera.

El mensaje de los obispos también incluyó un llamado a la paz y al cese de la violencia en el país.

"Como primer paso, es importante desarmar a la población civil, luchar más frontalmente contra el narcotráfico y limpiar de corruptos los estamentos públicos", dijo Santana quien señaló, sin embargo, que estas medidas "no son suficientes" pues el problema de la inseguridad y la violencia en el país es de grandes proporciones.

"Solo una acción conjunta de todos permitirá salir de tan agobiante laberinto", reiteró el monseñor y aseguró que los obispos quieren ser agentes de paz, reconciliación y entendimiento "en medio de tantos conflictos y controversias".

Santana dijo, además, que los religiosos pedían por la creación o la reactivación de misiones que atiendan "y resuelvan de verdad" los problemas sociales que afectan a la población venezolana, como la adquisición de viviendas y la atención de adultos mayores.

El monseñor señaló la necesidad de atender los problemas de las cárceles del país, "el hacinamiento y los retardos procesales de los reclusos, tanto procesados como sentenciados".

El sistema penitenciario venezolano está sumido en una grave crisis causada por el retraso procesal y el hacinamiento que afecta a las 34 cárceles del país, que albergan a 44.520 presos aunque fueron construidas para no más de 14.500 personas.

En la actualidad, el Gobierno de Chávez confronta una crisis en dos cárceles cercanas a Caracas donde unos 400 familiares de presos se mantienen "autosecuestados" para protestar contra el retardo procesal.