El presidente de Sudán, Omar El Bachir, dijo hoy en Tripoli que los cambios en Libia con el derrocamiento de Gadafi exigen grandes esfuerzos, tras subrayar el compromiso de su país con la seguridad y la estabilidad del nuevo régimen.

El Bachir llegó este sábado a la capital libia para una visita oficial de dos días, durante los cuales tiene previsto reunirse con las nuevas autoridades para examinar las relaciones bilaterales.

"Felicito al pueblo libio por sus victorias y reafirmo nuestro apoyo en este importante periodo de cambios que exige grandes esfuerzos y la voluntad de todos", declaró El Bachir a la prensa a su llegada.

El presidente sudanés remarcó que, al igual que el pueblo libio, Sudán también sufrió el régimen del coronel Muamar el Gadafi, al que acusó de inmiscuirse en los asuntos internos de su país y de apoyar a los movimientos opositores, en particular a los movimientos armados.

Nada más llegar a territorio libio, El Bachir se reunió con el presiente del Consejo Transitorio (CNT), Mustapaha Abdeljalil, con quien abordó el reforzamiento de las relaciones bilaterales, en concreto en materia de seguridad, según informó el ministro libio de Exteriores, Achour Benkhayel.

La visita de El Bachir a Libia es subsiguiente a la efectuada por Mustapha Abdeljalil a Jartum en noviembre pasado, cuando agradeció a Sudan su poyo político, militar y humanitario a la revolución que condujo a la caída de Gadafi.

Sobre el presidente de Sudán pesa una orden de detención de la Corte Penal Internacional (CPI) desde marzo de 2009 por crímenes de guerra y contra la Humanidad en Darfur.

En esa línea, la organización Human Right Watch ha expresado su contrariedad por la acogida por parte de Libia a un jefe de Esatdo acusado de "graves violaciones de los derechos humanos".