Una adolescente texana de 15 años que fue deportada en mayo a Colombia tras afirmar que era una inmigrante carente de permiso, se reencontró el viernes con su familia en Estados Unidos.

La adolescente se ha convertido en el centro de un caso que ha llamado la atención sobre los procedimientos seguidos por autoridades estadounidenses y colombianas, y sobre la forma en que una menor de edad fue deportada a una nación de la que no era ciudadana.

La familia de Jakadrien Lorece Turner ha preguntado por qué las autoridades estadounidenses no tomaron más medidas para verificar la identidad de la joven, quien no hablaba español ni tenía vínculo alguno con Colombia. Funcionarios norteamericanos de inmigración insisten en que siguieron los procedimientos adecuados y no encontraron indicio alguno de que la menor de edad no fuera, como afirmaba, una inmigrante colombiana que residía sin permiso en Estados Unidos.

Aunque muchos detalles del caso se desconocen, las autoridades en Estados Unidos y Colombia se han señalado mutuamente sobre qué país es responsable.

Jakadrien llegó el viernes por la noche a Dallas y se reunió con su familia. Iba flanqueada por su madre, su abuela y por un grupo de agentes, cuando salió de la puerta de llegadas internacionales en el Aeropuerto de Dallas-Fort Worth.

"Está contenta de estar en casa", dijo el abogado de la familia, Ray Jackson, quien añadió que sus representados no emitirían declaraciones.

Afirmó que la familia estaba en "éxtasis" por tener a Jakadrien de vuelta en Texas.

"Todos harán lo que puedan para asegurarse de que ella recupere una vida normal", dijo.

Expertos en inmigración dicen que, aunque son raros los casos de confusión en la identidad de un deportado, hay gente que puede ser enviada a otro país debido a lagunas en el sistema, particularmente si carece de ayuda legal o de familiares que la apoyen. Sin embargo, dijeron que las autoridades federales de inmigración en Estados Unidos tenían la responsabilidad por determinar si una persona es ciudadana del país.

"Frecuentemente, en estas situaciones, ellos sostienen audiencias grupales donde informan a todos que serán deportados", dijo Jacqueline Stevens, profesora de ciencias políticas en la Northwestern University y experta en temas de inmigración. "Todo es muy rápido. Incluso si entiendes el inglés no comprenderás lo que sucede. Si ella estuvo en esa situación, como una joven de 14 años, pudo haber sido llevada en medio del grupo, como si fuera ganado, sin tener la oportunidad de hablar con el juez sobre su situación".

El caso de Jakadrien comenzó hace más de un año, cuando la adolescente huyó de su casa. Su familia dice que la joven se marchó en noviembre del 2010.

Según la policía de Houston, Jakadrien fue detenida el 2 de abril del 2011, por un robo menor en esa ciudad, y afirmó ser Tika Lanay Cortez, tener la nacionalidad colombiana y haber nacido en 1990. Se desconoce si vivió en Colombia con ese nombre.

La policía de Houston informó en un comunicado que su nombre se verificó en una base de datos para determinar si la joven era buscada por el servicio federal de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), pero los resultados fueron negativos. Se le entregó después a la prisión del condado de Harris y se la interpuso el cargo de robo.

La oficina del alguacil del condado informó que cotejó el nombre en las bases de datos disponibles y realizó las entrevistas necesarias para conocer su identidad y su estatus migratorio. Al salir de la cárcel, se le entregó al ICE.

Más temprano, la canciller colombiana María Angela Holguín dijo a los reporteros que su ministerio investigará cómo y por qué Turner ingresó al país.

"Nosotros lo que hemos hecho es iniciar unas investigaciones internas en el ministerio para saber y esclarecer cuáles hechos ocurrieron... de buena fe, pero que pueden ser parte de un esclarecimiento, como el otorgamiento del pasaporte" para Turner.

"Lo importante para Colombia es que la niña esté donde debe estar: con su familia", dijo la ministra, quien no permitió preguntas de los periodistas.

Funcionarios del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) le entregaron la niña a funcionarios de la embajada estadounidense en Colombia en un albergue de Bogotá donde se encontraba.

La procuradora para la infancia, Ilva Miryam Hoyos, explicó en entrevista con AP que intervino en el caso de la adolescente por petición de la embajada estadounidense.

La representante del Ministerio Público dijo que la joven expresó que en Estados Unidos tenía "relaciones un poco difíciles con su madre", y que aseguró que tuvo la posibilidad de trabajar en Colombia ya que se hizo pasar como mayor de edad.

"Somos conscientes de que aquí se han presentado una serie de irregularidades, desde el mismo hecho de haberle otorgado a la niña un pasaporte por parte de uno de los consulados de Colombia en Estados Unidos (y) de haberle otorgado aquí un permiso de trabajo", afirmó la procuradora.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino