Una jueza de Las Vegas concedió al campeón invicto estadounidense Floyd Mayweather Jr. el aplazamiento de su ingreso en prisión hasta el próximo junio para cumplir la condena de 90 días de cárcel que le impuso por violencia doméstica contra su exnovia y dos de los hijos que tiene con ella.

La decisión de la jueza permitirá a Mayweather Jr., de 34 años, cumplir con su compromiso de pelear el próximo mes de mayo, en Las Vegas (Nevada), ante un rival que todavía no ha sido designado.

Mayweather Jr., actual campeón del peso welter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), tendría que haber ingresado hoy, viernes, en prisión para cumplir con la sentencia que le impuso la jueza Melissa Saragosa.

Tras comprobar las obligaciones contractuales que Mayweather Jr. tiene adquiridas para pelear el 5 mayo en Las Vegas, Saragosa aceptó el aplazamiento solicitado por la defensa del púgil.

Mayweather Jr. aceptó su culpabilidad el pasado 21 de diciembre por un delito de violencia doméstica y no cuestionó otros dos cargos por acoso.

El boxeador fue acusado de agredir a su exnovia Josie Harris y de torcerle un brazo en presencia de sus hijos de 9 y 10 años.

A cambio de reconocer su culpabilidad, los fiscales retiraron otros cargos que le podrían haber costado una sentencia de 34 años de prisión.

Mayweather Jr., que tendrá que ingresar en la cárcel del Condado de Clark, al que pertenece Las Vegas, peleó por última vez el pasado septiembre, cuando venció por k.o. en el cuarto asalto al estadounidense de origen mexicano Víctor Ortiz y se llevó una bolsa de 20 millones de dólares, la misma que recibió en la pelea anterior frente a su compatriota Shane Mosley.