Mitt Romney superó a Rick Santorum por ocho votos en las asambleas electorales del Partido Republicano en Iowa, en la apertura de la contienda para elegir al candidato a la presidencia que enfrente al presidente Barack Obama, anunció el miércoles el líder estatal del partido.

Al dar el anuncio el miércoles por la madrugada, horas después de que concluyeran las asambleas, el presidente del partido en Iowa Matt Strawn dijo que Romney tenía 30.015 votos y Rick Santorum, cuya campaña recientemente ganó impulso, alcanzó 30.007 votos.

El estrecho margen de entre más de 122.000 boletas emitidas, fue una ajustada conclusión para una contienda tan revuelta como ninguna otra desde que Iowa ganó la posición de inicio en las campañas presidenciales hace cuatro décadas.

El legislador por Texas Ron Paul consiguió un sólido tercer lugar en las asambleas partidarias o caucuses, reuniones organizadas en 809 sitios en todo el estado de la región centro oeste del país.

Dos rivales que muchos republicanos vieron como los mejores para desafiar a Romney —el ex líder de la Cámara de Representantes Newt Gingrich y el gobernador de Texas Rick Perry— quedaron en un muy lejano cuarto y quinto lugar, respectivamente. Gingrich prometió mantenerse en la contienda, pero Perry dijo a sus seguidores que regresaría a casa a evaluar su candidatura.

La legisladora por Minnesota Michele Bachmann quedó en un distante sexto sitio y su campaña parece desaliñada. La candidata dijo a reporteros que ella seguiría menos de una hora después de que su jefe de campaña levantara dudas durante una entrevista con The Associated Press sobre si Bachmann permanecería en la contienda.

Tanto Perry como Bachmann habían sido los candidatos que estaban al inicio de la fila cuando comenzó la competencia republicana.

El séptimo candidato, el ex gobernador de Utah Jon Huntsman, quien fue embajador de Obama en China, no hizo campaña en Iowa.

El resultado fue un respetable resultado para Romney. Iowa, con su coro de electores evangélicos, no está considerado un bastión natural para el ex gobernador del liberal estado de Massachusetts.

Claramente él es el candidato a vencer para lograr la nominación del partido mientras se acercan las elecciones primarias del próximo martes en Nueva Hampshire, donde es el claro favorito. Luego seguirán las elecciones internas en Carolina del Sur y Florida este mismo mes.

"¡Hacia Nueva Hampshire!", dijo Romney a sus seguidores poco antes de la medianoche antes de que los resultados finales fueran anunciados. "Tenemos trabajo por delante".

Sin embargo, Iowa refleja la incapacidad de Romney para construir apoyo más allá del nivel de 25% que mantuvo por meses en las encuestas nacionales, aunque es por lo general considerado el contendiente más idóneo ante Obama entre los siete aspirantes republicanos.

Santorum, por su parte, orquestó una campaña tradicional, en la que dedicó casi la totalidad de sus 250 días a realizar actos en el estado, con la esperanza de emerger como la alternativa predilecta de los conservadores frente a Romney. Parece haberlo logrado en la semana más reciente de actos proselitistas.

Antes de que se anunciaran los ajustados resultados, Santorum agradeció a Dios y a sus partidarios mientras prometía seguir adelante con los mismos temas conservadores que lo colocaron en condición de encabezar las asambleas del partido en Iowa.

Por su parte, Romney se basó en la organización y en el dinero, y fue ayudado por aliados con grandes recursos. Ello le permitió promoverse como un ex empresario que sabe cómo generar empleos y que es capaz de vencer a Obama.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino