El capitán de la selección de Alemania, Philipp Lahm, asegura que el juego de los germanos es "espectacular y eficaz", pero reconoce que "España sigue siendo la gran favorita" de cara a la Eurocopa de Polonia y Ucrania.

"Nuestra confianza nunca ha sido tan grande como ahora. Los resultados son excelentes, nuestro juego es espectacular y eficaz y recientemente hemos ganado a grandes equipos" como Brasil y Holanda, señala Lahm en una entrevista publicada hoy por "France Football", revista que ha elegido a Alemania como la mejor selección del 2011.

Sin embargo, agrega el lateral del Bayern de Múnich, "España es la gran favorita. Después, hay cuatro o cinco equipos que pueden luchar por destronarla".

Y recuerda, por ejemplo, el Mundial de Sudáfrica, donde los alemanes se situaron a un nivel "muy cercano" al de los españoles, a pesar de caer derrotados por un gol a cero en un magistral partido de España en semifinales.

"Entonces aprendimos a tener la posesión del balón lo más posible. Todos nuestros jugadores quieren siempre tener el balón y jugar hacia alante. Ahí es donde más hemos progresado", resume.

El secreto del nuevo fútbol de Alemania, subcampeona de Europa y tercera en el último Mundial, es que posee "una reserva de jóvenes con talento como nunca antes, sólidos en el uno contra uno, con una excelente lectura de juego y con verdadero talento como pasadores", explica Lahm.

Además, el combinado germano conserva esa solidez física que siempre ha caracterizado a la selección de Alemania, asegura Lahm, que.

"Es nuestra virtud de siempre. La diferencia es que nuestro juego se ha vuelto más moderno", añade.

Y el responsable de esa metamorfosis, en gran medida, es Joachim Löw, que ha sabido apoyar el juego sobre el ataque más que sobre la defensa.

"Con esa filosofía, tenemos los medios para trabajar juntos muchos años, sabiendo que el seleccionador puede contar con un núcleo duro compuesto por Schwainsteiger, Khedira, Özil, Neuer y yo mismo. Es importante poderse apoyar sobre los mismos jugadores importantes durante varios años", asegura el futbolista de 28 años.

Según Lahm, la selección que lidera aún no ha alcanzado su clímax y el grupo está en la edad perfecta para "poder aspirar a grandes cosas en los próximos años".

"Lo mejor está aún por venir. Con este equipo joven conseguimos muchísima experiencia en el Mundial de Sudáfrica" aunque aún hay aspectos por mejorar, como lograr encajar menos goles, que Lahm identifica como "el mayor defecto" de la selección alemana.

Sin embargo, y a pesar de la confianza con la que el capitán habla de los suyos, no se atreve con una comparación directa con el Barcelona.

"Es difícil compararnos con el Barça. Diría que proponemos un fútbol dinámico y técnico", sostiene el defensor.