El Gobierno de Chile condenó hoy "enérgicamente los cobardes atentados terroristas perpetrados el día 25 de diciembre en diversas ciudades de Nigeria", en contra de distintas iglesias, que han dejado un saldo de al menos 40 personas fallecidas, así como numerosos heridos.

En un comunicado el Ministerio de Relaciones Exteriores aseguró que "se trata de hechos particularmente alevosos perpetrados en contra de personas inocentes, incluidos mujeres y niños".

Agregó la Cancillería chilena que "(éstos) fueron víctimas de la violencia terrorista mientras participaban de actividades en familia para celebrar la Navidad, en el ejercicio de su legítimo derecho a la libertad de creencias".

La secta islamista Boko Haram, que lucha por un Estado regido por la ley "sharia" en el norte de Nigeria, de mayoría musulmana, se atribuyó el domingo los cinco atentados orquestados contra iglesias cristianas, que causaron al menos 40 muertos en la jornada de Navidad.

El norte de Nigeria se ha visto azotado este año por atentados atribuidos a este grupo radical, cuyo nombre significa "la educación no islámica es pecado".

El texto de la Cancillería subraya que el Gobierno chileno "reitera una vez más su invariable repudio en contra del terrorismo en cualquiera de sus formas y manifestaciones y rechaza con particular énfasis este atentado que se ve agravado todavía más por motivaciones que evidencian una preocupante intolerancia religiosa".

Tras "lamentar profundamente" la pérdida de vidas humanas, la Cancillería chilena sostuvo que el Gobierno ya transmitió sus sentimientos "de pesar y solidaridad" a las autoridades nigerianas y muy particularmente, a las familias de las víctimas.