Los protagonistas del intento golpista frustrado que se produjo hoy en Guinea Bissau han sido detenidos y la situación está bajo el control de las fuerzas leales al Gobierno, según fuentes diplomáticas contactadas por Efe.

Americo Bubo Na Tchuto, el comandante de la marina considerado como el responsable máximo responsable de la asonada, se encuentra bajo arresto.

Na Tchuto también considerado como uno de los jefes militares implicados en el narcotráfico en este país, fue acusado en 2008 de intentar derrocar el régimen de Joao Bernardo Vieira y tuvo que abandonar el país para refugiarse a Gambia.

Regresó en 2010 a la ex colonia portuguesa para hacerse de nuevo cargo de la marina tras la destitución del anterior jefe del estado mayor de las Fuerzas Armadas, Zamora Induta, por un grupo de oficiales encabezados por el teniente general Antonio Indjae.

Además de Na Tchuto, soldados que apoyaron la intentona golpista han sido arrestados, al igual que unos civiles también implicados en los hechos, según indican las mismas fuentes.

Se desconoce si se los tiroteos que se han registrado durante el asalto de la sede del estado mayor han causado víctimas.

La capital de Guinea-Bissau está en calma tras los disparos y movimientos militares registrados a primera hora de hoy pero no está claro el paradero del primer ministro, Carlos Gomes Júnior, que según algunas fuentes se ha refugiado en una embajada.

Guinea-Bissau es uno de los países más pobres de África y ha sufrido varios golpes de Estado y levantamientos militares desde que alcanzara la independencia de Portugal en 1973.

Según informaciones recogidas por los medios de comunicación hoy ha podido producirse una nueva disputa entre los jefes militares del país.

La última asonada militar tuvo lugar el 1 de abril de 2010, cuando un grupo de militares liderados por Indjai destituyó al entonces jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, Zamora Induta, y retuvo varias horas al primer ministro.

Los hechos se produjeron mientras el presidente de la república, Malam Bacai Sanha, se encuentra hospitalizado en París, para tratarse una enfermedad cuya naturaleza no ha sido divulgada.