Los aficionados al básquetbol de la NBA parecen más encantados por el comienzo de la nueva temporada que resentidos por el cierre patronal, según los niveles de audiencia en la televisión estadounidense de los primeros partidos de la campaña.

En una temporada demorada y recortada, los cinco partidos de Navidad fueron vistos en promedio por 6,2 millones de telespectadores, por encima de los seis millones del año pasado, de acuerdo a sondeos basados en el porcentaje de todos los hogares con televisores que sintonizaron un programa.

El encuentro de los Bulls y los Lakers fue el tercer partido más visto en una temporada regular de la NBA a través de la cadena ABC, sólo superado por el esperado duelo del año pasado entre el Heat y los Lakers y otro entre Miami y Los Angeles en 2004.

El debut de Chris Paul con los Clippers contra los Warriors en el último partido del domingo tuvo un rating de 2,2, con un aumento de 69% sobre la transmisión de Portland-Golden State del año pasado en el mismo espacio.

Clippers-Warriors fue el partido con la mayor audiencia en ESPN en el horario estelar de Navidad. El primer encuentro del día, Celtics-Knicks en TNT, fue el duelo más visto por cable en Navidad. Tuvo una teleaudiencia de 4,0, que superó en 48% el enfrentamiento Bulls-Knicks del año pasado en ESPN.

El primer partido nocturno en ESPN, Magic-Thunder, tuvo un rating de 1,8, un 29% más que el encuentro Denver-Oklahoma City de 2010.

La revancha de la última final que terminó en la paliza del Heat a los Mavericks, tuvo a la tarde por ABC una teleaudiencia de 4,9, 7% mayor que el partido Boston-Orlando del año pasado.