Las farmacéuticas están desarrollando una versión más pura y potente del segundo medicamento del que más se abusa en el país, lo cual preocupa a los expertos en adicciones.

Las nuevas píldoras contienen hidrocodona, un analgésico altamente adictivo, en cantidades hasta 10 veces superiores a medicinas ya existentes como el Vicodin.

Cuatro compañías han comenzado a hacer pruebas con pacientes, y una de ellas — Zogenix de San Diego — piensa solicitar la aprobación de las autoridades a principios del año próximo con el fin de empezar a vender su producto, Zohydro.

Si es autorizada, sería la primera ocasión en que los pacientes podrían adquirir hidrocodona en estado puro. Los productos que ya existen combinan el fármaco con analgésicos no adictivos como el acetaminofen.

Los detractores dicen que les preocupa especialmente el Zohydro, una droga de acción prolongada diseñada para controlar el dolor de severo a moderado, porque los que abusaran de ella podrían triturarla con el fin de liberar un efecto narcótico inmediato e intenso.

"Me preocupa mucho que esto pudiera ser el próximo OxyContin", dijo April Rovero, presidenta de la Coalición Nacional Contra el Abuso de Medicinas Controladas. "Simplemente no necesitamos que esto esté en el mercado".

El OxyContin, introducido en 1995 por Purdue Pharma de Stamford, Connecticut, estaba diseñado para controlar el dolor con una fórmula que liberaba gradualmente una dosis de oxicodona durante muchas horas.

Los adictos se percataron rápidamente que podían desactivar la característica de liberación prolongada al triturar las píldoras. Purdue Pharma modificó la fórmula para volver el OxyContin más resistente a esas estrategias de abuso, pero los que la usan incorrectamente han recurrido a la oxicodona genérica y otras drogas que no tienen un dispositivo regulador de la sustancia.

Ahora la oxicodona es la medicina de la que más se abusa en Estados Unidos, seguida por la hidrocodona, de acuerdo con el conteo anual de la agencia antinarcóticos de drogas incautadas enviadas a laboratorios de la policía para su análisis.

Las pruebas más recientes al nuevo analgésico llegan en momentos en que más farmacéuticas ingresan al mercado legal de 10.000 millones de dólares anuales de narcóticos opiáceos poderosos... y adictivos.

"Parece el Viejo Oeste", dijo Peter Jackson, cofundador del grupo Partidarios por una Reforma a los Opioides Controlados. "Todo el sistema de suministro está establecido para perpetuar esta descarga masiva de narcóticos opioides al público estadounidense".