El presidente Fernando Lugo destacó el lunes el gesto del gobierno y Congreso brasileños de aceptar el pedido para aumentar de 120 a 360 millones de dólares anuales la compensación por la energía excedente paraguaya proveniente de la usina hidroeléctrica Itaipú.

La presa sobre el río Paraná y administrada por ambas naciones, genera electricidad para ambas pero Paraguay consume sólo el producto de una de las veinte turbinas por lo que cede a Brasil el resto hasta 2023, sin posibilidades de negociarlo con terceros países.

"Al ver las obras que vamos inaugurando ¡qué libres nos sentimos!", expresó el mandatario durante la lectura de su mensaje navideño transmitido por radioemisoras y canales de televisión.

Lugo, un ex obispo católico de 60 años, gobernará hasta agosto de 2013.

"Libres nos sentimos para recordar esos titulares (de la prensa local) que decían que jamás lograríamos acuerdo alguno con el Brasil; o que el parlamento brasileño jamás iba a aprobar tal acuerdo; y nos sentimos libres también para perdonar calumnias e injurias y maltratos", afirmó.

"Existen 360 millones de razones anuales para saber que decimos la verdad", especificó.