El disidente cubano Guillermo Fariñas fue detenido el domingo "con violencia" en la ciudad central de Santa Clara, donde reside, y tras permanecer varias horas en una estación policial fue liberado sin cargos, denunciaron hoy fuentes de la oposición y de su familia.

Fariñas se dirigía hacia una iglesia de la ciudad junto a un grupo de diez opositores cuando "tres autos de patrulleros (de la Policía) se les atravesaron en la calle y comenzaron a introducirlos dentro a empujones", explicó a Efe Ramón Jiménez, portavoz del grupo disidente "Foro antitotalitario unido".

"La fuerza pública ejerció la violencia contra ellos y Guillermo fue el más maltratado", añadió Jiménez sobre el incidente.

Alicia Hernández, la madre de Fariñas, confirmó hoy la versión sobre la detención se su hijo y dijo que, tras regresar a la casa hacia las 19.30 hora local (23.00 GMT) del pasado domingo, tuvo que acudir al médico "porque se sentía muy dolorido y le dieron un certificado".

El psicólogo y periodista independiente de 49 años protagonizó el año pasado una huelga de hambre de más de cuatro meses tras la muerte del opositor preso Orlando Zapata Tamayo, para exigir la liberación de los prisioneros políticos más enfermos.

Guillermo Fariñas, premio Sájarov-2010 del Parlamento Europeo por la defensa de los derechos humanos, ha estado arrestado temporalmente en varias ocasiones este año, la última a mediados de septiembre pasado dentro de una oleada de detenciones de disidentes en Santa Clara y otras localidades del centro de la isla.

Según la opositora Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), el Gobierno cubano ha intensificado la "represión interior" contra la disidencia en el último mes y de acuerdo a sus estimaciones se produjeron más de 380 detenciones por motivos políticos durante este diciembre.