El gobierno de Barack Obama analiza la posibilidad de permitir que el presidente saliente de Yemen viaje a Estados Unidos para recibir tratamiento médico en momentos en que ese país del Medio Oriente padece nueva violencia.

La oficina del presidente Alí Abdalá Salé pidió que se le permitiera recibir tratamiento especializado en Estados Unidos por las heridas que sufrió en un atentado en junio en el recinto oficial, dijo un alto funcionario del gobierno estadounidense.

Washington sopesa la solicitud y ésta sólo sería aprobada por razones médicas, agregó.

Salé aseguró el sábado que viajaría a Estados Unidos para ayudar a calmar las tensiones en su país, no para recibir tratamiento médico. La Casa Blanca no había hecho comentarios sobre esa afirmación hasta el lunes.

El funcionario estadounidense, que pidió no ser identificado debido a que carece de autorización para hablar a la prensa, no dijo cuándo el gobierno de Obama tomaría una decisión sobre el pedido de Salé, pero sí señaló que éste busca partir pronto de Yemen y pasar algún tiempo en otro país antes de buscar viajar a Estados Unidos

Los manifestantes yemeníes comenzaron a protestar contra Salé en febrero, exigiendo su destitución. El gobierno de Yemen respondió con una represión sangrienta, que dejó cientos de manifestantes muertos y avivó los temores de inestabilidad en un país que ya lidia con un extremismo creciente.

El mes pasado aceptó un acuerdo respaldado por Estados Unidos y Arabia Saudí de entregar el poder a su vicepresidente y comprometerse a dimitir a cambio de inmunidad. El trato enfureció aún más a los opositores de Salé, quienes exigieron que fuese juzgado por sus ataques contra los manifestantes.

____

Julie Pace puede ser contactada en Twitter en: http://twitter.com/jpaceDC