Una corte en China sentenció el lunes a un activista a 10 años en prisión por incitar a la subversión, dijo su esposa, el segundo duro veredicto contra un disidente en días recientes.

Una corte en la ciudad de Guiyang, en el sur del país, encontró a Chen Xi culpable de "incitar a socavar el poder estatal" por 36 ensayos que escribió y colocó en internet, informó su esposa por teléfono.

Chen mantuvo que era inocente pero no apelará el veredicto, dijo Zhang Qunxuan.

"Esto es totalmente absurdo", dijo Zhang. "Chen Xi dijo al tribunal que no tomó en cuenta las cosas que ha escrito en su conjunto y que interpretó sus palabras fuera de contexto. Pero ellos tienen poder y no escuchan", agregó.

"La corte dijo que era un reincidente y que eso era un crimen muy serio", añadió la esposa.

Chen participó en las protestas a favor de la democracia en la plaza de Tiananmen en Beijing en 1989 y fue sentenciado a tres años en prisión. Varios años después fue encarcelado 10 años acusado de ofensas contrarrevolucionarias, dijo Zhang.

Esta última vez, Chen fue arrestado el 29 de noviembre y acusado en la provincia sureña de Guizhou.

Su sentencia llega unos días después de que otro activista, Chen Wei, recibió una larga sentencia por subversión. Chen Wei fue detenido en febrero durante un extenso operativo del gobierno en respuesta a exhortos anónimos hechos vía internet que pedían a los chinos imitar las protestas en Africa del Norte y Medio Oriente.