Al menos diez civiles murieron hoy y decenas resultaron heridos en la ciudad central de Homs, uno de los bastiones de la oposición, que fue bombardeada por las fuerzas leales al régimen de Bachar al Asad, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

El grupo opositor apuntó que ha conseguido confirmar la identidad de seis de los muertos, fallecidos en el barrio de Bab Amro, donde se están concentrando los ataques de las fuerzas del régimen.

Ayer, el Consejo Nacional Sirio (CNS), máximo órgano de la oposición, instó a los observadores de la Liga Árabe, que se encuentran en el país, a que visiten inmediatamente Homs, que sufre "una amenaza real de genocidio y de crímenes contra la humanidad".