Con ayuda de Dirk Nowitzki, Jason Kidd, Jason Terry y otros, los Mavericks de Dallas izaron el domingo su bandera de campeones de la NBA antes de arrancar una nueva temporada frente al equipo que vencieron en la final, el Heat de Miami de LeBron James.

La ceremonia se debía llevar a cabo el 1 de noviembre, pero el cierre patronal obligó a postergar el inicio de la temporada hasta Navidad.

Así, tras aguardar hasta su 31ra temporada para convertirse en campeones por primera vez, los Mavericks y sus aficionados tuvieron que esperar 54 días más para izar la insignia del título.

"Esperaron 31 años, ¡31 años!, para llamar campeón a su equipo, damas y caballeros", dijo Terry. "¡Campeón!".

El Heat estaba en su vestuario mientras se mostraban imágenes de la postemporada pasada, seguidas por breves comentarios del comisionado David Stern, el propietario del equipo Mark Cuban, el entrenador Rick Carlisle, Terry y Nowitzki.

Nowitzki y Kidd parecían cautivados al ver la bandera elevarse hacia el techo del estadio. Cuban elevó el trofeo de campeones sobre su cabeza para mostrarlo al público.

"Este es un día especial para todos nosotros", dijo Nowitzki.

Los Mavericks tendrán un festejo más de su título esta temporada, cuando reciban sus anillos de campeones. El cierre patronal también complicó eso, porque Nowitzki, Kidd, Terry y Shawn Marion querían participar en el diseño de las joyas, pero Cuban no estaba autorizado a hablar con ellos durante el conflicto.