Al menos 61 personas han muerto en el noreste de Nigeria en los últimos días de enfrentamientos entre fuerzas de seguridad e integrantes de una secta musulmana radical, indicaron las autoridades el sábado.

La policía, militares y autoridades forenses en los estados de Borno y Yobe dijeron que las muertes se dan en medio de una serie de ataques que habrían sido efectuados por la secta conocida como Boko Haram.

Los enfrentamientos iniciaron el jueves con tiroteos y explosiones resonando en las ciudades de Damaturu y Maiduguri.

Boko Haram ha sostenido un combate sectario cada vez más sangriento en contra del débil gobierno de Nigeria en su intento por implementar una estricta ley musulmana en el país más poblado de Africa.