La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, firmó un decreto que reduce a partir del próximo lunes la tasa de impuestos para los productores y comercializadores de etanol, medida que coincide con la apertura del mercado estadounidense para ese tipo de biocombustible, informó hoy la estatal Agencia Brasil.

La Medida Provisional presidencial, que será publicada el lunes en el Diario Oficial de la Unión, incentiva a los productores y comercializadores del anhídrido que busquen financiación de su proyecto en los bancos estatales.

La concesión de los créditos fue definida por el Ministerio de Hacienda, pero el Gobierno aun no ha revelado los detalles.

La iniciativa también pretende fomentar la producción, que se reduce entre una cosecha y otra, y encarece el precio del biocombustible por la falta de oferta.

En Brasil más del 90 por ciento de la flota de vehículos producidos tiene la tecnología "flex fuel", que permite la combustión con gasolina, etanol o la mezcla libre de ambos.

La gasolina comercializada, además, recibe obligatoriamente entre un 18 y un 25 por ciento de etanol.

La disposición coincide con el fin de las barreras arancelarias, a partir del próximo año, de la importación de etanol en Estados Unidos.

El Senado de Estados Unidos, que debía debatir sobre la prórroga de los subsidios, cuya aplicación expira el próximo 31 de diciembre, dejó por fuera de su agenda el tema antes de finalizar las sesiones de este año.

El fin de los subsidios a la producción estadounidense del alcohol carburante también fue celebrado por la Unión de la Industria de la Caña de Azúcar (Unica), patronal del sector azucarero y de etanol en Brasil.

Brasil y Estados Unidos lideran la producción y exportación mundial de etanol.

El país norteamericano lo produce a partir de maíz y el suramericano tiene como materia prima la caña de azúcar.

En su mensaje navideño, trasmitido por radio y televisión, Rousseff destacó dentro de su balance anual la reducción de impuestos que sirvió para estimular la economía en varios sectores, como el de biocombustibles.

"Con menos impuestos la economía va a crecer más", sentenció Rousseff en su discurso del viernes.