El presidente de Bolivia Evo Morales manifestó haber quedado sorprendido con la belleza de la ciudadela inca de Machu Picchu, que recorrió el sábado junto a sus hijos en el tercer día de la visita que realiza en el departamento de Cusco.

Machu Picchu "ha sido un centro de rebelión, tiene paisajes hermosos, representa la cultura andina y latinoamericana. Estoy sorprendido", declaró Morales a la agencia oficial Andina.

Morales llegó al distrito de Machu Picchu el sábado alrededor del mediodía y se hospedó en un lujoso hotel cercano a la ciudadela. Por la tarde ingresó al santuario arqueológico con sus dos hijos en medio de fuertes medidas de seguridad.

Los turistas que en ese momento recorrían también la ciudadela se tomaron fotografías con Morales, quien en se mostró muy animado y contento, según la agencia. Machu Picchu, a 500 kilómetros al sureste de Lima, es el principal destino turístico del país y es considerado una maravilla del mundo.

Morales llegó a la ciudad de Cusco el jueves, donde fue declarado huésped ilustre, y donde se reunió con su par peruano Ollanta Humala, con quien firmó la Declaración del Cusco por la que acordaron concretar proyectos diversos. En la víspera, visitó diferentes atractivos turísticos de la ciudad.