La campaña del aspirante a la candidatura republicana Newt Gingrich atacó el sábado el sistema electoral de Virginia, que lo excluyó de las primarias del partido en ese estado.

El Partido Republicano de Virginia dijo que Gingrich y el gobernador texano Rick Perry no lograron reunir las 10.000 firmas de votantes empadronados necesarias para participar de la elección, una de las que forman parte del llamado supermartes 6 de marzo. Fue un revés para Gingrich, cuya popularidad ha aumentado pero que ha tenido problemas para organizar su campaña.

Sus partidarios dijeron que Virginia tiene un "sistema fallido", y que realizarán una campaña enérgica para que la gente pueda votar por Gingrich aunque no figure en la boleta.

El director de la campaña, Michael Krull, dijo en un comunicado que el pueblo debería poder votar por cualquier candidato, sobre todo si lleva ventaja.

La rama estatal del partido anunció el sábado por la madrugada en su cuenta en Twitter que "después de verificar, el Partido Republicano de Virginia ha determinado que Newt Gingrich no presentó las 10.000 firmas requeridas y no clasificó para las primarias de Virginia".

El gobernador texano Rick Perry tampoco completó las 10.000 firmas. El ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney y Ron Paul, congresista de Texas, sí estarán en la contienda.

Garren Shipley, vocero del partido en Virginia, dijo que los voluntarios pasaron el viernes validando las solicitudes que los cuatro candidatos presentaron al Consejo Estatal Electoral antes de que venciera el plazo a las 5 de la tarde del jueves.

Shipley no pudo ser contactado el sábado por la mañana en busca de sus comentarios sobre el anuncio en Twitter.

El no lograr aparecer en las boletas será un fuerte revés para el ex presidente de la Cámara de Representantes, que ha intentado utilizar su reciente aumento de popularidad para compensar un arranque tardío en la organización de su campaña. Gingrich tenía una ligera ventaja sobre Romney, mientras que otros iban más rezagados, según un sondeo Quinnipiac de los republicanos de Virginia difundido anteriormente en la semana.

La carga de ponerse al día en el trabajo de organización y la falta de dinero para hacerse propaganda con el fin de contrarrestar una arremetida de anuncios negativos en su contra han sido grandes desventajas para él-.

Gingrich tuvo que partir de Nueva Hampshire — un estado crucial por ser uno de los primeros que realiza las elecciones internas — el miércoles y dirigirse a toda prisa a Virginia, donde necesitaba 10.000 firmas válidas de los votantes para asegurar un sitio en las boletas.