Ecuador no renovará el convenio suscrito en 2010 entre la petrolera estatal Petroecuador y la empresa uruguaya Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland, señaló el sábado el presidente Rafael Correa, tras desmentir un perjuicio para el estado por la intermediación del crudo local.

El acuerdo, con vigencia de dos años, establece que el país andino entregará 360.000 barriles de petróleo mensuales a cambio de derivados de alto octano procesados en las refinerías uruguayas, sin embargo, el intercambio "se hizo solo con dos embarques y después empezó (la petrolera ANCAP) a intermediar nuestro petróleo", dijo Correa en el programa de radio y televisión "Diálogo con el presidente".

Agregó que el hecho "no significa que nos pagó un precio más bajo" por el crudo por lo que "no implica perjuicio para nuestro país".

Correa insistió en que "se ha vendido adecuadamente nuestro petróleo" y señaló que la fórmula utilizada para calcular el precio del crudo es aplicada por otros países de la región como Colombia.

Pese a ello, anunció que "con ANCAP ya no vamos a renovar el contrato porque la idea era darle nuestro crudo para que refine".

El acuerdo entre las estatales se suscribió en enero de 2010 mientras el primer embarque de 360.000 barriles de petróleo ecuatoriano arribó a Punta del Este, en Uruguay, en marzo del mismo año.