El príncipe Felipe de Gran Bretaña, consorte de la reina Isabel II, fue sometido a una cirugía menor para colocarle una endoprótesis coronaria tras ser hospitalizado por dolores en el pecho, informaron funcionarios del Palacio de Buckingham.

Una portavoz del palacio real dijo que el príncipe Felipe permanecerá un "breve tiempo" en el hospital para mantenerlo en observación.

Aseguró que la operación fue "un procedimiento muy minímamente invasivo".

El príncipe, de 90 años, estaba desde el lunes en Sandringham, una finca de la familia real en la zona rural de Norfolk, donde pasaría las festividades navideñas con la familia real, agregó el palacio.

La noche del viernes fue trasladado a la unidad de cardiología del Hospital Papworth, en Cambridge, para ser sometido a "pruebas de precaución" por el dolor pectoral, dijo una portavoz de la casa real británica antes de informarse de la cirugía.

En las primeras declaraciones sobre el caso, la vocera se abstuvo de mencionar si el Duque de Edimburgo estaba acompañado de otros miembros de la familia real o si pasaría la noche en el hospital. Tampoco quiso dar más detalles y habló bajo la condición tradicional del anonimato. Una portavoz del hospital dijo que sólo el palacio real brindaría información.

Por ahora se desconoce si el estado de salud del príncipe Felipe alteraría los planes de la familia real para el fin de semana, que típicamente comprende una aparición pública antes de las ceremonias religiosas y luego un almuerzo familiar privado.

El Hospital Papworth, según su cibersitio, es el mayor sanatorio especializado en problemas cardiopulmonares en el Reino Unido y el principal dentro del país para el transplante de corazón y pulmón.

Felipe, duque de Edimburgo, es conocido por su buena salud y rara vez se ausenta de compromisos reales. Después de su 90mo cumpleaños en junio, anunció planes de recortar sus deberes oficiales.

El marido de Isabel II ha sido una figura familiar al lado de su esposa desde hace décadas. Ha dirigido numerosas organizaciones benéficas en los últimos años, pero ya está tomando medidas para delegar sus tareas.

En octubre tuvo gripe y canceló una breve visita a Italia para recuperarse. El príncipe Felipe se enfermó en esa ocasión luego de que acompañó a la reina en una agitada visita real de 11 días en Australia.

La familia real festejará la Navidad el fin de semana y luego iniciará todo un año de festividades por el 60mo aniversario de la reina en el trono.

Isabel y Felipe tienen previsto celebrar el acontecimiento con varias giras por Inglaterra para culminar con una celebración en Londres a principios de junio, que incluirá un desfile sin precedentes en el río Támesis, con la participación de unos 1.000 barcos.