Un juez impuso una multa de casi 400.000 dólares a un conocido restaurante-panadería por emplear a inmigrantes sin permiso para estar en Estados Unidos, en un caso inusual en el que fiscales federales acusaron al empleador de efectuar contrataciones ilegales.

El propietario, Michel Malecot, de 59 años, evitó que se le enviara a prisión y la sanción económica en su contra fue menor a los 650.000 dólares que habían solicitado los fiscales federales.

Malecot, francés naturalizado estadounidense y fuerte donante a organizaciones locales de caridad, contrataba inmigrantes ilegales en The French Gourmet por compasión, no para aprovecharse de ellos, dijo el jueves el juez federal Thomas Whelan.

El juez impuso al empresario cinco años de libertad condicional.

El caso llamó la atención de los restauranteros debido a que son muy raros los jucios penales contra empleadores.

Los fiscales federales afrontan el enorme desafío de aportar gran volumen de pruebas para mostrar que los patrones incurrieron en la contratación de inmigrantes que carecían de permiso para estar en el país.

Rebecca Kanter, fiscal federal adjunta, había solicitado una multa más alta contra Malecot para disuadir a otros empleadores de que efectúen contrataciones ilegales. The French Gourmet (El Gurmé Francés) ha empleado en varios años a 91 inmigrantes ilegales.

"Este es el tipo de costo que se puede absorber", dijo Kanter en referencia a la multa de casi 400.000 dólares.

La fiscalía rechazó la aseveración del juez de que Malecot obraba por compasión y aseguró que el procesado lo hacía por motivos económicos.

Kanter señaló que habría sido ilógico que Michel Malecot contratara inmigrantes ilegales con la misma paga y las mismas condiciones laborales de los que sí tienen permiso para trabajar en el país.

Eugene Iredale, el abogado de Malecot, dijo que el dueño del restaurante se enteró de que los empleados en el establecimiento trabajaban sin permiso después de que los contratara y "no pudo jalar el gatillo para despedir a algunos".