La última vez que los Lions de Detroit estuvieron tan cerca como ahora de avanzar a una postemporada, tenían todavía en sus filas a muchos compañeros del legendario Barry Sanders.

El ex running back es ahora un miembro del Salón de la Fama, un recinto al que difícilmente podrá ingresar algún jugador de las generaciones posteriores de los Lions. Detroit ha sido reconstruido por el gerente general Martin Mayhew y por el entrenador Jim Schwartz, y un triunfo sobre San Diego, el sábado, asegurará a los Lions un boleto de comodín a los playoffs por la Conferencia Nacional.

Desde 1999, cuando se clasificaron a la postemporada con una foja de 8-8 — un año después del retiro de Sanders_, los Lions han tenido sólo un año con más triunfos que derrotas (9-7 en el 2000) y han terminado seis veces en el último lugar.

"Cuando uno piensa en lo que ha pasado en los últimos 10 años, lo que ha sufrido esta organización, la ciudad y los aficionados, siente que es grandioso llegar a los playoffs y tener una campaña exitosa", dijo el tackle Jeff Backus. "La gente ha esperado mucho tiempo. Yo he esperado toda mi carrera para lograr esto".

Backus se unió a Detroit en el 2001 y, siete años después, formó parte del único equipo que ha tenido una foja de 0-16 en la historia de la NFL. Estos nuevos Lions, encabezados por el receiver estelar Calvin Johnson y por el tackle defensivo Ndamukong Suh, quien suele acaparar los titulares de la prensa, comenzaron la temporada con 5-0 y luego se metieron en un bache.

Pero si vencen a San Diego, tendrán un récord de 10-5. Y estarán en los playoffs.

"Estoy orgulloso de ser un Lion de Detroit", dijo Backus. "Me enorgullece lo que hacemos aquí y el énfasis que ponemos en tratar de mejorar. Todo eso está dando frutos. Tenemos que terminarlo de la forma correcta".

Lo mismo tratará de hacer San Diego. Los Chargers (7-7) tienen todavía esperanzas de colarse a los playoffs, luego de enhebrar tres victorias consecutivas.

"Sí, pienso que los dos equipos tomamos esto como un partido adelantado de la postemporada", dijo el quarterback de San Diego, Philip Rivers. "Me gustaría pensar que lo tomamos así, pero evidentemente quedan dos semanas de la campaña y... ellos avanzarán si ganan. Si nosotros ganamos, seguiremos con vida, así que es un gran partido para ambos equipos".

Los Falcons de Atlanta pueden también obtener el pase de comodín si superan a Nueva Orleáns el lunes por la noche.

Para los Saints, la misión es sencilla: Si se imponen, tendrán en la bolsa el título de la División Sur. Nueva Orleáns ha ganado seis encuentros seguidos desde una derrota inexplicable en San Luis. Ha anotado 197 puntos en esa racha.

Además, los Saints han ganado cinco de seis encuentros contra Atlanta, incluyendo 26-23 en tiempo extra, el mes pasado, cuando falló la apuesta del entrenador de los Falcons, Mike Smith, quien decidió jugar en cuarta y uno.

Aunque Atlanta necesita mucha ayuda para rebasar a los Saints, amarraría con una victoria el comodín por la Nacional.

La semana 16 comenzó el jueves, cuando los Colts de Indianápolis vencieron a los Texans de Houston, gracias a un pase de anotación de Dan Orlovsky a 19 segundos del final.

Los Colts (2-13) han ganado dos encuentros consecutivos, contra rivales de su división. Houston (10-5), que es ya campeón de la División Sur de la Conferencia Americana, no pareció listo para los playoffs.

Debido a la Navidad, casi todos los partidos se realizarán el sábado. Y una buena parte tiene implicaciones para los playoffs.

Filadelfia visita a Dallas, San Luis a Pittsburgh, Cleveland a Baltimore, Denver a Búfalo, Oakland a Kansas City, los Giants de Nueva York a los Jets de la misma ciudad, Arizona a Cincinnati, Jacksonville a Tenesí y San Francisco a Seattle.

También el sábado Miami visita a Nueva Inglaterra, Minnesota a Washington y Tampa Bay a Carolina.

El domingo por la noche Green Bay recibe a Chicago.