El producto interno bruto (PIB) de Bolivia creció este año un 5,2 %, las exportaciones globales rebasarán los 8.000 millones de dólares y la inflación acumulada será menor al 7 %, informó hoy el vicepresidente Álvaro García Linera.

El alto funcionario, que ejerce en este momento la Presidencia debido a que el mandatario Evo Morales se encuentra de viaje e Cusco (Perú), presentó en una rueda de prensa las cifras que, dijo, son la muestra de un año "de buenos resultados económicos para el país".

También destacó el crecimiento del PIB hasta un valor de 23.000 millones de dólares y el aumento de las reservas internacionales que este año alcanzarán los 12.000 millones.

El valor de las exportaciones de los hidrocarburos se situó en 3.300 millones de dólares, de minería en 2.000 millones y las de la industria de manufacturas en 1.800 millones, según García Linera.

La inversión extranjera directa llegó a 500 millones de dólares, una quinta parte de los 2.500 millones invertidos por el Estado.

Para el 2012, García Linera anunció que el presupuesto del Estado garantiza una subvención de 755 millones de dólares para congelar el coste del diesel y la gasolina, frente a las advertencias de la oposición sobre un posible "gasolinazo" o aumento del precio de carburantes.

Hace casi un año, García Linera, en ausencia de Morales, anunció el incremento del coste de los combustibles hasta en un 82 %, lo que desató una ola de protestas sociales que en una semana llevaron al Gobierno a retroceder en esa medida.

Según el vicepresidente, el presupuesto del próximo año establece como prioridad la inversión y el gasto en educación y salud y fija una meta de crecimiento del PIB en 5 % y una inflación con una cifra similar.