La huelga declarada por los trabajadores de las aerolíneas para presionar por un aumento salarial en cinco aeropuertos brasileños causó pocos atrasos en los vuelos programados para hoy, en vísperas del festivo de Navidad, dijeron fuentes oficiales.

De acuerdo con la estatal administradora de los aeropuertos Infraero, tan solo el 9,5 por ciento de los 1.542 vuelos nacionales y el 13,2 por ciento de los 106 vuelos internacionales programados hasta las 14.00 hora local (16.00 GMT) de este viernes registraron atrasos de más de media hora.

Las amenazas de paralización del transporte aéreo fracasaron debido a la división de los sindicatos.

Mientras que el sindicato que representa a los trabajadores que trabajan directamente en los aviones aceptó el aumento salarial del 6,5 por ciento ofrecido por las aerolíneas, el que representa a los trabajadores en tierra lo rechazó.

Sin embargo, tan solo los trabajadores de las aerolíneas en los aeropuertos de Brasilia, Salvador y Fortaleza y en las terminales internacionales de Río de Janeiro y Belo Horizonte aprobaron la paralización a partir de la tarde del jueves.

Tales porcentajes son considerados como normales para este época del año e incluso inferiores a los del mismo día del año pasado, cuando no había amenaza de huelga.

La Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC, regulador) igualmente reportó normalidad en el transporte aéreo pese a las paralizaciones parciales de los trabajadores en tierra de las aerolíneas en cinco aeropuertos.

Según la Infraero, los mayores índices de atrasos en el país se registraron precisamente en los aeropuertos de Belo Horizonte (22,2 por ciento), Brasilia (20 por ciento) y Fortaleza (16,3 por ciento), pero en Río de Janeiro (8,6 por ciento) y en Salvador (8,6 por ciento) la tasa fue incluso inferior a la del promedio nacional.

Los huelguistas fueron sustituidos por otros trabajadores en estos aeropuertos y los de Río de Janeiro incluso ya aceptaron normalizar sus actividades.

En el aeropuerto internacional de Sao Paulo, el de mayor movimiento en el país, solo 11 de 137 vuelos (8 por ciento) registró atrasos este viernes.

Algunos atrasos en los vuelos fueron atribuidos al propio aumento del movimiento en los aeropuertos.

La Infraero calcula que cerca de 16 millones de pasajeros embarcarán en los aeropuertos brasileños en diciembre, con un crecimiento del 13,6 por ciento con respecto al mismo mes del año pasado.